El comentario

Los desesperados, los agotados y la Alianza Cívica»

Los desesperados, los agotados y la Alianza Cívica

La Alianza Cívica ha dado un paso para evolucionar. Al no haber posibilidad de diálogo se transforma para poder presionar políticamente y estar lista para la arena electoral. Foto Oswaldo Rivas

4to Mono

@4to_mono

//

Si la Alianza Cívica pretende tener éxito en las nuevas negociaciones ─por el momento suspendidas─ debe saber navegar entre ambos grupos

Después de 11 meses de crisis, los nicaragüenses que se oponen a la dictadura de Daniel Ortega están divididos en dos grandes grupos: los desesperados y los agotados. Antes de avanzar, permítanme caracterizarlos.

  • Desesperado es aquel nicaragüense que quiere que Ortega salga del poder ya. Pero no solo que se vaya, sino que quiere verlo preso junto a toda la gente que lo ha ayudado en la masacre, las torturas y la corrupción.

Este grupo generalmente es más directo a la hora de expresar su opinión ─en redes sociales─ y también son los más bulliciosos.

  • Agotado es aquel nicaragüense que quiere igualmente salir de Ortega pero por diferentes razones está dispuesto a aceptar cualquier arreglo ─incluso esperar hasta las elecciones de 2021─ con tal que se vaya.

Por lo general, los desesperados tienden a colocar en el grupo de los agotados al "gran capital", y probablemente ellos caigan en esa categoría, pero no solo ellos; sino también el pequeño y mediano empresario que ya quebró o está por quebrar. El desempleado que ya lleva meses sin hallar trabajo. E incluso, algunos familiares de presos políticos que lo que más desean es ver a su hijo, hija; esposa, esposa; padre o madre, libre.

Ninguno, ni los agotados ni los desesperados tienen mala intención en lo que se refiere a la lucha por la democracia. Es solo que la crisis y la dictadura los han afectado de distintas maneras.

La Alianza Cívica debe desarrollar narrativa y canal de comunicación

Pero aún es más importante que lo anterior es que la Alianza Cívica (AC) ─que tiene en estos dos grandes grupos su potencial apoyo─ debe aprender a entenderlos. Por ejemplo, un error en este segundo diálogo fue haberlo iniciado sin contar con la opinión de muchos sectores en lucha. Parece que ese error lo están enmendando a raíz de la decisión de los obispos de no participar.

Esa podría ser una muestra de que la AC ha recibido una lección de humildad. Pero no es solo saber escuchar, sino también saber hablarle a estos grupos. Crear, como dicen ahora, una "narrativa".

La AC, con un discurso basado en la verdad, debe explicar sus objetivos una y otra vez. Todos sus objetivos.

Puede interesarle: La negociación, respuestas para los que dudan

Qué se le debe explicar a cada quien

A manera de ejemplo, la AC debe dejar claro a agotados y desesperados que no está buscando cualquier arreglo "porque eso les exige el gran capital", como alegan los desesperados.

Cualquier arreglo es imposible porque este no evitará la debacle económica. Tampoco evitará las sanciones. Mucho menos hará que regrese la inversión ni los millones de dólares en depósitos que han salido de los bancos. Es por eso que las negociaciones pueden tomar un tiempo. Pero eso sí, debe haber avances graduales y firmes.

Debe dejar claro a los desesperados su compromiso con los presos políticos. Sobre ese tema la AC debe agarrarse "duro" de lo que pidieron los eurodiputados a finales de enero.

Los eurodiputados en sendas cartas (enero y febrero) han advertido que ahora en marzo implementarían sanciones si no ven resultados. El primer punto es que liberen a los presos "o en su defecto pasen a un régimen de casa por cárcel".

Puede interesarle: Los presos políticos no son moneda de cambio

¿Y las elecciones pa'cuándo?

Y a ambos grupos, mediante una narrativa bien elaborada, la AC debe dejarles claro que aunque Ortega no puede quedarse hasta 2021, la única salida son elecciones adelantadas en un tiempo prudencial.

Lo más sensato sería ceñirse al programa que ya tiene la OEA y que habla un plazo de nueve a 14 meses para realizar elecciones libres, justas y transparentes.

En junio 2018 Ortega rechazó el plan porque se sentía fuerte. Sin embargo, ahora, casi nueve meses después; con las sanciones viéndole a la cara volvió a llamar a la OEA y presentó por primera vez una agenda. Todavía habla de elecciones en el 2021, pero, curiosamente, el comunicado de cancillería no mencionó mes.

Aunque la agenda por la democracia es mucho más amplia, y dejando de lado el tema de los presos políticos, que urge; para salir de la dictadura de manera pacífica, tanto desesperados como agotados en definitiva deben comprender que las negociaciones pueden tomar un tiempo. Y la Alianza Cívica debe tener mayor comunicación para que todos los nicaragüenses puedan tenerle confianza.

0 0 votes
Valorá este artículo


ETIQUETAS:  



Artículos relacionados


Debate

guest
1 Comentario
Oldest
Newest Most Voted
Inline Feedbacks
View all comments
Ricardo Pineda
Ricardo Pineda
13 de marzo, 2019 4:14 am

Ni desesperados ni agotados debemos perder de vista el desarme de paracos y desmantelamiento de policías. Si no nos dejan de apuntar a la cabeza nada tendrá sentido. ¿¿De que sirve sacar a 100 de la cárcel si entran 200?? El desarme y cese a la represion debe ser prioridad. La Alianza debe plantear esto como prioridad y no negociar si siguen los encarcelamientos. No señor!!


Donale a la manada

Con tu donación ayudás a generar contenido informativo y de análisis de calidad para crear una ciudadanía informada.
o Donar mensualmente