Monólogo

Celebremos la Navidad sin exponernos a la COVID-19»

Celebremos la Navidad sin exponernos a la COVID-19

Imagen tomada de Freepik

Leonel Argüello Yrigoyen

@aumentatusalud

//

Estamos en diciembre y quiero aprovechar para hacer un llamado a nuestra población y a los que me están leyendo. Les pido que por favor reflexionemos acerca de la COVID-19 y lo que va a significar en nuestra vida y nuestro futuro.

Sé que es momento de recogimiento familiar, de reuniones y fiestas y no digo que no se puedan hacer. Lo que pido es que las hagamos mejor; que cumplamos todas las medidas de prevención contra la enfermedad para evitar contagiarnos y contagiar a los demás. Hemos hablado y brindado recomendaciones durante casi dos años sobre la COVID-19 y sabemos que algunas las cumplen y otras no.

Sabemos que después de casi dos años de pandemia, todos sabemos cuales son las medidas de prevención. Sin embargo, nos hace falta ese clic, ese despertar que nos permita actuar. Por eso hago este llamado frente a una nueva posible tercera ola, que puede aparecer en cualquier momento. Al peligro latente de que aparezca la tercera ola, se suma lo que implica la nueva variante llamada ómicron. Esta nueva variante puede ser más transmisible, agresiva, escaparse a la protección que brinda la vacuna; pero este asunto que no lo sabremos sino hasta dentro de unas semanas.

Lo que sí sabemos es que las medidas de prevención son fundamentales para evitar el contagio. Especialmente el distanciamiento físico el menos de dos metros de distancia entre persona y persona, el uso de la mascarilla que tape la nariz y la boca de forma ajustada, permanecer en lugares ventilados y lavarse las manos frecuentemente con agua y jabón por más de 40 segundos. Estas medidas son tan importantes como cumplir el esquema de vacunación.

El autor también escribió: ¿Por qué ocultar información puede matar?

Hablemos de la COVID-19 y juntos tomemos decisiones correctas

Y si nos contagiamos hay otras medidas de prevención que debemos promover. Primero que si nos enfermamos, nos aislemos y estemos separados al menos tres metros para no contagiar a otros. También que avisemos a nuestros contactos, para que también se aíslen durante diez días. Si cumplimos con estas recomendaciones cortaremos la cadena de transmisión de persona a persona.

Sabemos que la enfermedad continúa porque la epidemia no se ha terminado. Por eso en este momento es crucial, es importantísimo,  es fundamental, que se tomen todas las medidas de prevención y que hablemos de esta enfermedad. Hablemos de la COVID-19 en la familia, en la comunidad, en los centros de trabajo y en las iglesias. Discutamos sobre las medidas de prevención, para que juntos busquemos las mejores opciones de prevención y las pongamos en práctica, para que así evitemos más lamentos.

No olvidemos que esta enfermedad mata. Y si no mata, a un alto porcentaje de afectados les deja daños posteriores a su salud que afectarán su calidad de vida.

Juntémonos este diciembre, pero hagamos la promesa de asegurar una mayor salud individual, familiar, comunitaria y de todo el país. Nosotros tenemos en nuestras manos el poder de cuidar nuestra salud. Pero también tenemos el poder de dañar nuestra salud y la de otros. Tomemos la decisión correcta, celebremos este diciembre como debe ser, con todas las medidas de prevención.

Felices fiestas

El autor es médico epidemiólogo
Texto original en: https://www.facebook.com/PorTuSaludNicaragua/

5 1 vote
Valorá este artículo

Artículos relacionados


Debate

guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments

Donale a la manada

Con tu donación ayudás a generar contenido informativo y de análisis de calidad para crear una ciudadanía informada.
o Donar mensualmente