Monólogo

¿Qué gana el régimen orteguista con acercarse a Irán?»

¿Qué gana el régimen orteguista con acercarse a Irán?

Foto: Jairo Cajina para El 19 Digital

Avil Ramírez

//

Las relaciones que el régimen orteguista ha mantenido con la república islámica de Irán nunca han rendido réditos, pero este fin de semana Ortega recibió al canciller iraní. Para Nicaragua, es el peor momento de estrechar relaciones

Daniel Ortega se especializa por sus amistadades extravagantes. Así ha sido siempre. Muamar Gadafi, Eric Honecker, Manuel Antonio Noriega, Fidel Castro y así por el estilo.  En lo que llaman la primera etapa de la revolución se podían entender -de alguna forma- dichas amistades por la inclinación ideológica y el carácter anti-norteamericano de la revolución, así como por el financiamiento de los Estados Unidos a la insurgencia nicaragüense. Hoy el régimen orteguista vuelve a buscar acercamiento con otro "amigo" exótico, Irán.

Pero aún entonces no era siempre congruente. Algunos recordarán que Irán ─en los años 80 y estando bajo un embargo de venta de armas─compró armamento a los Estados Unidos para combatir a Iraq y que las ganancias de esa venta ilegal fue destinada a financiar a la contra cuando el congreso de EE. UU. había prohibido el apoyo a la guerrilla anti-sandinista. A Ortega parece que nunca le importó.

El acuerdo firmado entre Irán y Nicaragua hace 12 años

A raíz del regreso al poder de Daniel Ortega, el entonces presidente iraní  Mahmud Ahmadinejad llegó a Managua apenas 4 días después de juramentarse como presidente el 10 de enero de 2007. En esa ocasión Ahmadineyad y Ortega suscribieron  un "acuerdo amplio de cooperación" para estrechar las relaciones bilaterales. El entonces vicecanciller iraní para asuntos de Europa y América, Said Yalili,  declaró que “el acuerdo abarcaría los aspectos económicos, industrial, cultural y energía eléctrica”.

El diplomático iraní agregó que que el acuerdo contemplaba el apoyo para la fabricación de maquinaria agrícola, autobuses y otros vehículos, industrialización agropecuaria, petroquímicos, fábricas de cemento, centrales eléctricas, producción de energía eólica, puertos y otros. Nicaragua e Irán son dos países con capacidades potenciales para llevar a cabo una cooperación mutua", señaló el diplomático, quien agregó que “Irán sería el primer país que entre en una fase operativa de cooperación con Nicaragua”. Aquí seguimos esperando.

Ni la deuda ha condonado

Según el último informe del Banco Central de Nicaragua, Irán ha colaborado con la Nicaragua de Ortega (2007-2019) con US $ 20 mil dólares para  la Construcción de  una Policlínica con la Sociedad de la Media Luna Roja Iraní  en el año 2011 en calidad de ayuda de emergencia. Y pare de contar.

Es más, la deuda externa que Nicaragua tiene con Irán (desde la década de los 80) y que en el año 2013 sumaba a US $ 164 millones incluyendo intereses, sigue en los informes del Banco Central como pasivo en las cifras del país. Como gran gesto de generosidad, en El 19 Digital se anunció que el gobierno persa había condonado los intereses, pero la deuda ahí sigue.

Ortega visitó Teherán en junio del 2007  y declaró que “su visita a Irán es un hito en las relaciones entre los dos países y regresamos a nuestro país con un ánimo más fuerte y estamos seguros de que la unidad entre el pueblo iraní y el nicaragüense es inquebrantable y queremos esta unidad para poder defender la justicia y la paz..."

Ahmadineyad respondió a Ortega en dicha ocasión: “Nada puede obstaculizar el fortalecimiento de la cooperación entre nuestros dos países que estarán juntos y el enemigo no podrá hacer nada contra ellos”, y aseguró que había acordado con su par nicaragüense, el inicio de la cooperación en la energía y la agricultura. Doce años después el canciller iraní viene exactamente con la misma misión.

Mal visto en Washington y en Israel

En dicha ocasión la visita de Ortega generó comentarios desfavorables en Washington e Israel, a lo que el presidente nicaragüense restó importancia. “Elegimos nuestros amigos y no pedimos permiso a nadie”, dijo Ortega en dicha ocasión. No se informó si Ortega pidió la condonación de la deuda bilateral. Otro amigo de Ortega, el coronel Gadafi, primero fue depuesto y muerto en la rebelión que enfrentó en el 2011 sin condonar la deuda que contrajo el dirigente sandinista en los años 80.

Exactamente 12 años después de la visita de Ortega a Teherán, ahora recibió en Managua al ministro de Relaciones Exteriores del sancionado estado persa, Mohammad Javad Zarif quien aseguró que “su país tiene el interés de fortalecer los lazos de amistad, cooperación e intercambio comercial con Nicaragua en sectores como medicina, energía y agricultura. Tenemos la cooperación por ejemplo desde la agricultura y ganadería, cooperación en el campo de medicamento, venta de medicamento, cooperación en el terreno de energía renovable como es la hidroeléctrica”, explicó el ministro iraní.

Mal momento para otro dudoso plan de cooperación

Este nuevo acercamiento se da mientras  Estados Unidos, la Unión Europea y las principales naciones del mundo libre apoyan las sanciones bilaterales y las impuestas multileralmente a Irán en el marco de las Naciones Unidos por romper reiteradamente los acuerdos en materia nuclear.

La nación persa es actualmente el principal enemigo exterior del presidente Donald Trump. No se puede olvidar que el gran lider de la nación iraní no solo ha negado la existencia del holocausto en la Alemania nazi, sino que públicamente ha dicho que el estado de Israel debe desaparecer del mapa. Ortega lo que se está ganado con estas amistades, es más enemistades en Washington, donde el lobby judío atentamente debe estar observando las sonrientes fotos de Ortega con el canciller Zarif.

El factor Irán─Hezbollah

Irán considera a Israel, estado con el que Ortega mantuvo relaciones "congeladas", su principal adversario. No oculta el apoyo militar a la milicia libanesa chiita Hezbollah, uno de los principales enemigos de Israel que ha extendido sus tentáculos a Siria y también en América Latina. Hezbollah también tiene tentáculos en América Latina, según reportes de medios de comunicación y está en la mira de Estados Unidos.

Aparte de las vacías promesas que ya se habían hecho hace doce años, no queda clara cuál es la ventaja que obtiene el régimen de Daniel Ortega con estrechar relaciones precisamente en este momento con la teocracia iraní.

Lo que sí es seguro que gente seria en Washington, Israel y Bruselas, prestarán atención a las señales que Daniel Ortega se empecina en enviar y que al fin y al cabo, irán -como que fuera reduntante con el nombre del estado persa- contra lo que queda del régimen.


ETIQUETAS:  



Artículos relacionados


Debate

Debate

avatar

Donale a la manada

Con tu donación ayudás a generar contenido informativo y de análisis de calidad para crear una ciudadanía informada.
o Donar mensualmente