Distopía

Insultar y pedir, la extraña diplomacia de Daniel Ortega»

Insultar y pedir, la extraña diplomacia de Daniel Ortega

Bajo la nerviosa mirada del canciller del régimen, Denis Moncada, Daniel Ortega conversó con el embajador de la Unión Europea, Pelayo Castro, por casi diez minutos luego de haber insultado al jefe de la diplomacia del bloque comunitario. Foto tomada de El 19 Digital

Lucydalia Baca Castellón

@bacalucydalia

//

Mientras los recursos escasean a falta de donantes y financiadores externos, Ortega arremete contra los pocos que quedan y ante la amenaza de sanciones a los violadores de derechos humanos, los acusa de agredir al país

Mientras la propuesta de Presupuesto General de la República para el 2020 proyecta una drástica caída en el financiamiento externo y entre las pocas fuentes que aún le quedan ubica a la Unión Europea como el principal donante, el dictador Daniel Ortega dedicó su más reciente discurso a atacar al bloque comunitario y a su recién nombrado jefe de la diplomacia, el socialista español Josep Borrell, que asumirá el cargo el 1 de noviembre.

Es una vergüenza para la Comunidad Europea tener al frente de la Política Exterior a un personaje como (Josep) Borrell; o sea, ¿con qué seriedad se podrá hablar con Borrell? No tiene el mínimo tacto, es alguien que más bien parece enloquecido por  la forma en que habla, la forma en que despotrica. Pero increíble, la Unión Europea lo nombró”, dijo Ortega.

Además, el dictador se declaró confundido con la reciente aprobación en el Consejo de la Unión Europea (UE), de un marco que establece la posibilidad de imponer sanciones especificas e individuales a personas y entidades que han violado los derechos humanos, reprimido a la sociedad civil, a la oposición y a las que han menoscabado la democracia, y aseguró que "no sabe cómo se puede dialogar con ellos".

“Yo no sé cómo se podrá promover Diálogo con la Unión Europea en esas condiciones, donde parten de la misma Unión Europea amenazas de agresiones, de sanciones; las llaman sanciones, pero realmente son agresiones.  Es como los yanquis, cada vez que ponen lo que ellos llaman una sanción, esa es una agresión”,

Daniel Ortega

Pero la UE es el principal donante

Para Juan Sebastián Chamorro, director ejecutivo de la Alianza Cívica (AC), es lamentable que frente a cinco nuevos embajadores europeos (UE, Alemania, Italia, Austria y Finlandia) Ortega haya mostrado la calidad de política exterior de Nicaragua.

“Como nicaragüenses nos sentimos realmente avergonzados de que el gobierno tome esa actitud frente a la comunidad europea. Y deploramos ese tipo de actitud que no corresponde con el protocolo ni con lo que deben ser las relaciones entre países, es realmente deplorable”, señaló Chamorro.

Mientras Ortega vociferaba en contra de los políticos europeos, la propuesta de presupuesto para el 2020 registra un descenso considerable en las donaciones y curiosamente es la Unión Europea del que más apoyo se espera.

Las donaciones están programadas en 1,890 millones de córdobas, es decir 24.9 por ciento menos con respecto a la ejecución estimada de 2019.

Insulta y pide ayuda

Fue quizás pensando en la posibilidad de lograr las donaciones que proyecta la propuesta de presupuesto por parte de la UE, que Ortega dijo confiar que en el Parlamento europeo haya “personas sensatas”, pese a que muchos de ellos “piden sangre de estos países que no le han hecho nada a nadie”.

En las actuales circunstancia otorgar o no los 508.4 millones de córdobas en donaciones que el régimen espera será una decisión interna de la comunidad europea y deja en evidencia la contradicción de una política exterior que mantiene un discurso lleno de expresiones anticolonialistas y antiimperialistas pero que no tiene problema en recibir recursos de parte de ellos.

“La razón por la cual existe esa supuesta contradicción es porque los recursos cada vez son más escasos y están realmente desesperados por conseguir financiamiento y de alguna manera maldicen la vaca pero se toman la leche”, dice Chamorro.

Quiere apoyo sin condiciones

Luego de vociferar en contra de la UE y de acusar a Estados Unidos y a sus ex-aliados, los empresarios que ─según Ortega─ por temor a que los “aniquilaran” con la Ley Magnitsky “decidieron sacar las armas” para derrocar al gobierno, admitió el grave deterioro que enfrenta la economía y lanzó un pedido de ayuda incondicional.

Esperamos la colaboración, la cooperación de la comunidad internacional de forma incondicional, más que aquellas que establecen las regulaciones cuando se firman Convenios con organismos y que los nicaragüenses sigamos transitando por la ruta que traíamos también en el marco de definir autoridades”, dijo Ortega y reiteró que las elecciones serán en noviembre de 2021, como lo establece la ley.

Además, admitió que los retos en el campo económico son enormes tras una caída del Producto Interno Bruto (PIB) en 9 puntos porcentuales en los últimos dos años por lo que el presupuesto “tuvo que reducirse”. Sin embargo, mantuvo el discurso de que en 2020 la economía retomará la senda del crecimiento, con una expansión de entre 1 y 1.5  por ciento. Sin embargo, el presupuesto fija la meta de crecimiento del PIB en 0.5 por ciento.

Esto contrario a las predicciones del Banco Mundial y el FMI que no ven crecimiento ni en el 2020 ni en el 2021.

Fuente de préstamos también limitada

La caída del financiamiento externo, no se limita al apartado de las donaciones. La propuesta de presupuesto también proyecta una reducción en los créditos, que además no son recursos líquidos de los que Ortega pueda disponer, sino fondos destinados a programas y proyectos establecidos en los convenios.  Esta merma en el financiamiento, según la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides), es una de las causantes del estancamiento del gasto público para 2020.

“El financiamiento externo (préstamos) se ubica en 4,029 millones de córdobas, es decir se reduce en 26.6 por ciento con respecto al período anterior. Esto resulta de una reducción en los desembolsos de 4.8 por ciento", detalla el informe de Funides.

Los 4,029 millones de córdobas a los que se refiere Funides, representan el financiamiento externo neto, que surge de la diferencia entre los 9,242.8 millones de córdobas que la propuesta de presupuesto proyecta obtener a través de los desembolsos de préstamos destinados a programas y proyectos específicos y los 5,214 millones de córdobas que en 2020 se destinarán para pago de la deuda externa.

Con respecto al financiamiento interno, los requerimientos están programados en 4,2016 millones de córdobas, mientras que la ejecución estimada de 2019 es de 6,069 millones de córdobas; y según la propuesta de presupuesto, estos recursos internos se obtendrán a través de la venta de Bonos de la República.

El Gobierno planea reducir significativamente el traslado de recursos al BCN, explica el análisis de Funides. Las disponibilidades en el Banco Central de Nicaragua (BCN) el próximo año serán de 60 millones de córdobas; en 2019  estas fueron de 1,217 millones, lo que representa una caída de 95.1 por ciento.

Con respecto a la venta de Bonos de la República, cuyas metas no se cumplieron este año, Chamorro considera que seguirán enfrentando dificultades porque las condiciones políticas y sociales del país han empeorado por la constante violación a los derechos humanos.  

“Es difícil para un país como Nicaragua colocar ese tipo de deuda, así que por la víspera se saca el día, ya vimos que si en el ejercicio anterior (presupuesto 2019) se colocó una mínima parte, esa intención de colocar más deuda pública va a caer en lo mismo porque las condiciones han empeorado, estamos entrando al 2020 en tercer año de crisis económica”, explica Chamorro.

Además, advierte que es muy difícil que las proyecciones del presupuesto se cumplan ya que asumen un crecimiento del PIB de 0.5 por ciento, que es demasiado optimista en un panorama nada alentador. El incumplimiento de las proyecciones podría forzar al régimen a despedir empleados públicos para reducir el gasto o aprobar otros incremento de los impuestos.

Presupuesto mantiene ingresos y gastos igual a 2019

Por el lado de los ingresos totales, la propuesta de presupuesto 2020 proyecta un leve incremento de 0.4 por ciento, con respecto a la ejecución estimada de 2019. Los ingresos estimados en la ejecución 2019 son 78,887 millones de córdobas y los ingresos esperados en 2020 son 79,199 millones de córdobas, detalla un análisis de la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides).

Además, “por el lado de los gastos se observa básicamente el mismo proyectado el año pasado: 80,902 millones de córdobas y el gasto proyectado en 2019 fue de 80,824 millones de córdobas, esto equivale a un crecimiento de 0.1 por ciento, detalla Funides.

0 0 votes
Valorá este artículo


ETIQUETAS:  



Artículos relacionados


Debate

guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments

Donale a la manada

Con tu donación ayudás a generar contenido informativo y de análisis de calidad para crear una ciudadanía informada.
o Donar mensualmente