Distopía

Prohibido aplaudir: Ortega no está solo en esta absurda restricción, pero es el peor »

Prohibido aplaudir: Ortega no está solo en esta absurda restricción, pero es el peor

Daniel Ortega/ Foto: Tomada de El 19 Digital

Avil Ramírez

@AvilRamirez

//

Raúl Castro y Aleksandr Lukashenko, el dictador de Bielorrusia, también han prohibido apaludir: Kim Jung-un ha prohibido el sarcasmo, pero ninguno de estos tiranos totalitarios se ha atrevido a retirar por ley los derechos ciudadanos como lo está haciendo Ortega

En marzo de 2016, el presidente Barack Obama visitó Cuba y entre otras actividades, asistió a un partido de béisbol; entre la selección cubana y los Tampa Bay Rays, de la Florida; celebrado en el estadio Latinoamericano de La Habana. El gobierno cubano distribuyó las entradas al encuentro del deporte rey cubano; a través de la Unión de Jóvenes Comunistas y de militantes del partido que lleva más de 60 años en el poder. La condición que impuso el régimen castrista a sus mismos militantes fueron claras: nada de aplausos al presidente Obama. Tampoco permitieron celulares, sombreros ni bolsos.

Otro ejemplo de prohibición de aplaudir es de 2011 en la Bielorrusia del acosado Aleksandr Lukashenko --acusado de cometer su cuarto fraude electoral-- cuando un juez multó a un manco por aplaudir en el teatro Lenin de Minsk. El juez bielorruso se auxilió de una testigo que afirmó haber visto al pobre ciudadano aplaudir; y aplaudir está prohibido por el último dictador de Europa, como le llaman a Lukashenko.

Kim Jong-Un, el dictador norcoreano prohibió el sarcasmo en su legislación. "La más reciente impuesta por el dictador ha sido la prohibición del sarcasmo en el país. El gobierno ha prohibido a sus ciudadanos hacer comentarios sarcásticos acerca de su líder o su régimen totalitario en sus conversaciones cotidianas. Esto también incluye criticar al gobierno indirectamente", dice el periódico español La Vanguardia.

También puede leer: Daniel Ortega se pierde en su laberinto de mentiras»

El gobierno totalitario de Kim Jung-un, heredero del trono de su padre y su abuelo; también penaliza el internet, la televisión extranjera, salir del país y otras restricciones al pueblo nor-coreano. Y por supuesto, como Castro y Lukashenko, tampoco permite elecciones libres.

Prohibido aplaudir

En Nicaragua, con la aprobación de la iniciativa de ley denominada: "Defensa de los derechos del pueblo a la independencia, la soberanía y autodeterminación para la Paz". Presentada por Ortega el 18 de diciembre y sometida a votación en la sesión especial del 21 de diciembre, es prohibido aplaudir. Incluso metafóricamente en un caso: "Aquellos que demanden, exalten y aplaudan la imposición de sanciones contra el Estado de Nicaragua y sus ciudadanos",

Bastará entonces que "alguien" se presente como testigo ante un juez del régimen. Y que afirme que vio a un ciudadano opositor aplaudir las sanciones que determine Estados Unidos o la Unión Europea; para que pierda su derecho a participar como candidato a las elecciones, pero no solo a presidente. Tampoco podrá aspirar a ser diputado, ni alcalde, ni concejal.

Y eso que el régimen ha sido generoso. Pues en su discurso en la graduación de cadetes de la policía; al referirse a los que supuestamente aplauden las sanciones contra el gobierno, el septuagenario dictador dijo:

"El que no defiende a Nicaragua. El que pide sanciones en contra de Nicaragua. Ese no merece llamarse nicaragüense. Bueno, no podemos expulsarlo (se lamentó) porque nació aquí; pero automáticamente de acuerdo con lo que manda la Constitución y las leyes, está perdiendo sus derechos; ya perdió sus derechos a optar a cargos públicos cuando vienen elecciones en este país", dijo Ortega, ante el frenético y solitario aplauso de su esposa, la vicepresidenta Murillo.

¿Ahora sí le teme a las sanciones?

A finales de octubre 2018 --año de la rebelión cívica-- Ortega afirmaba con un fuerte tono de voz: "Dicen que le van a aplicar a Nicaragua la Nica Act; desde cuando lo vienen diciendo… Y si la aplican, ¿qué?"  Se preguntaba Ortega en esa oportunidad. Pero desde entonces su tono retador ha cambiado.

Estados Unidos, Canadá, Reino Unido y la Unión Europea han respondido con sanciones para su esposa, tres de sus hijos y su consuegro; también para su Banco Corporativo, negocios de sus hijos y otros funcionarios del régimen. Otro sancionado que igual que Ortega restaba importancia a las sanciones, es el presidente de la Asamblea Nacional Gustavo Porras. Cuando se anunció su sanción afirmó que la recibía como una condecoración del imperio.

El primero en el mundo

Con la aprobación de esta nueva ley, sin discusión alguna Daniel Ortega sumará un nuevo récord. Nicaragua será el primer país del planeta, en prohibir a sus ciudadanos el derecho a ser electo en cualquier cargo de elección popular; y simplemente por aplaudir.

Puede leer también: Nicaragua 2016, Venezuela 2020 y Nicaragua 2021, los dictadores repiten el guion»

Pues si bien es cierto, su colega Lukashenko impone multas a un manco que aplaude en un teatro en Bielorrusia; Raúl Castro ordenó que no aplaudieran al presidente Barak Obama en un partido de béisbol; y Kim Jong-un no permite el sarcasmo a sus gobernados, no se sabe de ninguna otra legislación electoral en la que exista una prohibición de esa naturaleza.

Somoza, en pacto con los conservadores, se limitó a prohibir partidos políticos

Y en la inevitable comparación con la dictadura somocista --que el Frente Sandinista ayudó a combatir-- encontramos que Somoza no llegó a tanto. Al revisar varias Constituciones; y las recurrentes reformas aprobadas a través de pactos con los opositores conservadores llamados zancudos. Encontramos que a lo más que llegaron fue a prohibir partidos políticos. Aduciendo razones ideológicas prohibieron todo lo que oliera a comunismo; y lo hicieron, a la vista, paciencia y ahí sí, aplauso de los norteamericanos enfrascados en la Guerra Fría con la Unión Soviética.

En la última reforma electoral del somocismo, aprobada en septiembre de 1976, el artículo 7 establecía: "No se permitirá la formación y funcionamiento de Partidos Políticos que proclamen o practiquen doctrinas comunistas o en general contrarias a lo principios e instituciones democráticas establecidos en la Constitución…".

Por eso cuando se compara al somocismo con el orteguismo, el actual dictador supera al anterior dictador con creces. Desde que Manuel Antonio de la Cerda ocupó la Presidencia en 1825, hasta Daniel Ortega, 122 mandatarios se han sentado "en la silla". Muchos de ellos queriendo atornillarse en la misma y heredarla. Ortega nuevamente ocupa el récord de más años en la misma: 25 años, de 1979 a 1990 y de 2006 al 2022, y contando.

5 4 votes
Valorá este artículo


ETIQUETAS:  



Artículos relacionados


Debate

guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments

Donale a la manada

Con tu donación ayudás a generar contenido informativo y de análisis de calidad para crear una ciudadanía informada.
o Donar mensualmente