Distopía

¿Qué efecto tiene la condena mundial contra Ortega y Murillo?»

¿Qué efecto tiene la condena mundial contra Ortega y Murillo?

Vladimir Vásquez

@vasquezvladimir

//

Desde que inició la represión violenta del Gobierno de Daniel Ortega y Rosario Murillo en contra de manifestantes pacíficos en abril, el país ha recibido decenas de condenas internacionales, ¿pero qué pasa después de tantos comunicados?

La creciente represión brutal y a todos los niveles que Daniel Ortega y Rosario Murillo han desatado en Nicaragua desde  el pasado 18 de abril en contra de sus críticos y manifestantes. Las condenas se han venido acumulando y alcanzaron tal punto esta semana que ya prácticamente existe una condena internacional generalizada en contra del régimen sandinista. 

Desde el 24 de abril Estados Unidos, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y la Iniciativa Democrática de España y las Américas fueron los primeros en condenar la brutalidad del régimen. 

Desde entonces más países se han sumado, en diferentes meses, para condenar los asesinatos, las confiscaciones, la cancelación de personerías jurídicas a Organizaciones no Gubernamentales y la persecución contra medios de comunicación y periodistas independientes.

Te remendamos ver: Los “socialistas del siglo XXI”: con el pueblo, mientras nos dé la razón»

En mayo, más de un mes después de iniciado el ataque violento del sandinismo en contra de los manifestantes, el Parlamento Europeo aprobó una resolución con 536 votos a favor, en la que demandaban el cese de la violencia. 

En ese entonces, 39 votos se emitieron en contra de la resolución y 53 abstenciones. 

Luis Alvarado, Nicaragua, OEA, derechos humanos
Luis Alvarado, representante interino de Nicaragua en la OEA. CCC: Juan Manuel Herrera/OAS

Ya para el mes de julio, las condenas internacionales eran cada vez mayores y por ende el aislamiento de Daniel Ortega y Rosario Murillo. Chile, Argentina, Brasil y México también condenaron la represión. 

Sumado a estas condenas de los países, la Organización de Estados Americanos ha condenado al régimen en tres ocasiones, mediante la aprobación de resoluciones, incluyendo una contra las agresiones a la iglesia Católica, los actos de violencia en la Unan Managua y en contra de todos los manifestantes pacíficos. 

El Consejo Permanente de la OEA conformó el 2 de agosto un Grupo de Trabajo para ayudar a encontrar una salida pacífica al conflicto compuesto por 12 países y coordinado por Canadá y Chile, pero hasta el momento Ortega y Murillo no le han permitido la entrada al país.

Pero, ¿ayudan todas esas condenas internacionales a obligar a Daniel Ortega y Rosario Murillo a abandonar el poder? La respuesta corta: no. 

También puede interesarte: El "tío Ralph" de los Ortega-Murillo

Ricardo de León Borge es analista de temas internacionales y explica que las condenas internacionales por sí solas no tienen ningún efecto que obligue al Gobierno de Nicaragua a cambiar sus políticas. 

Sin embargo, considera que esto es más un apoyo a la población nicaragüense en su lucha por las libertades y la justicia. 

"Eso tiene dos dimensiones. Según el derecho internacional, ningún gobierno puede pedir, solicitar y/o demandar a otro gobierno el cese de actos contra su población, ya que son actores internacionales con las mismos derechos y deberes. Para ello se crearon las organizaciones internacionales como la ONU y la OEA, en dónde las naciones debaten acerca de los problemas que agobian a cualquier nación, y si se ponen de acuerdo emiten pronunciamientos, eso sí, no tienen carácter legal, ni fuerza vinculante para con los Estados", detalló Borge. 

En el caso de Nicaragua, la OEA ha condenado las acciones represivas del gobierno, pero carecen de fuerza legal internacional, al menos que consideren aplicar la Carta Democrática Interamericana (CDI), caso en el cual, ese organismo hemisférico realizaría acciones diplomáticas de acuerdo a la Carta dela OEA, al derecho internacional y de la misma CDI".

Ricardo de León Borge, analista de temas internacionales

La Sociedad Interamericana de Prensa pidió a la OEA este 18 de diciembre que invoque la Carta Democrática Interamericana para Nicaragua como lo hizo con Venezuela anteriormente. 

Con ello se puede suspender a Nicaragua del organismo si se obtienen al menos 24 votos del total de 35 Estados miembros. (Aunque Cuba no ocupa su asiento, desde junio de 2009 los cancilleres del foro regional dejaron sin efecto la resolución de 1962 que excluía a la isla de la OEA). 

Si para algo sirven las condenas internacionales, explica el analista, es para demostrar que cada vez el Gobierno tiene menos apoyo y credibilidad internacional, lo que podrían ser un factor de cohesión para presionar por una salida democrática. 

Otro escenario que se ha planteado es la posibilidad de que Nicaragua pueda ser suspendida de la OEA, pero Borge considera que es poco probable que eso suceda, pues acciones de este tipo han ocurrido solo dos veces en la historia del organismo. Cuando Cuba fue expulsada en 1962 y en julio de 2009 que Honduras fue suspendida a raíz de lo que el organismo calificó como golpe de Estado contra el entonces presidente Manuel Zelaya. 

Más bien, todas las condenas internacionales y los llamados que se hacen desde diversos países para que cese la violencia gubernamental en Nicaragua, pueden ser acatados dependiendo de la moral de cada Gobierno, explica Borge. 

0 0 votes
Valorá este artículo


ETIQUETAS:  



Artículos relacionados


Debate

guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments

Donale a la manada

Con tu donación ayudás a generar contenido informativo y de análisis de calidad para crear una ciudadanía informada.
o Donar mensualmente