Moneda

Reforma al INSS en 2019 es más dura que la de 2018»

Reforma al INSS en 2019 es más dura que la de 2018

4to Mono

@4to_mono

//

La reforma para cubrir el déficit de las finanzas del Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS) fueron anunciadas por los diputados del Frente Sandinista en los medios de comuicación oficialistas, y son más drásticas que las de abril de 2018

¿Qué cambios trae la reforma al INSS contenida en la Resolución 1/325?

1. Mayor aporte de todos, especialmente de las empresas.

A partir del 1 de febrero las cotizaciones de empleadores, asalariados, Estado y trabajadores por cuenta propia incrementarán y de golpe, no de forma gradual, como se había establecido en 2018.

¿Cuánto más? Para el régimen integral –que es el obligatorio a pagar por las empresas– hasta enero el aporte es así:

  • Empleadores: 19%
  • Trabajadores: 6.25%
  • Estado: 0.25%

Ahora el aporte se distribuirá de esta manera:

Esos porcentajes se aplican sobre el salario bruto de cada trabajador. Es decir, actualmente por un trabajador que gana C$12,000 su empleador le da al INSS C$2,280; con la reforma esa cifra pasa a C$2,580 para empresas con menos de 50 trabajadores y C$2,700 para las que tienen más de 50 personas laborando.

En el caso del trabajador, pasará de aportar C$750, a C$840. El Estado, por su parte, dejará de dar los C$30, para dar C$210.

Las personas que trabajan por cuenta propia y están afiliados al seguro facultativo también desembolsarán más: para la modalidad con atención médica (integral), la contribución mensual pasará del actual 18.25% del salario establecido, a 22.25%; y en el caso del facultativo que es sólo para acumular de cara a la pensión (IVM, sin atención médica), pasa del 10% de su salario al 14%. Este cambio también aplica a los ministros de cualquier religión –que tienen una tasa especial–, a quienes se les aumenta en cuatro puntos porcentuales su contribución: 17.60% régimen integral y 11.60% IVM.

2. Todos pagarán igual porcentaje al INSS.

Hasta ahora existía un límite para las cotizaciones, al margen de cuánto fueran los ingresos del afiliado. Hasta el último día de enero 2018 el salario máximo cotizable es de C$96,841.56, pero desde el 1 de febrero no habrá límite.

Es decir, actualmente una persona que gana  US$5,000 mensuales paga al INSS  C$6,052 cada mes, pues su aporte de 6.25% se calcula sobre el salario máximo cotizable, no sobre el real. Con la reforma pasará a darle al INSS C$11,358 cada mes (C$162,258 x 7%).

Hasta antes de la anterior reforma (vigente desde 2014), su salario máximo cotizable era de C$37,518. 

3. Pensiones se desplomarán.

Hasta el 31 de enero, en dependencia de cuál es el salario promedio con el que la persona se pensiona, se usa una de las dos fórmulas de cálculo para las pensiones, las que tienen unas variaciones que cambian significativamente el porcentaje de salario que se recibe como pensión. La reforma INSS elimina esta diferenciay deja una fórmula única para todos los nuevos pensionados.

El cambio en la fórmula radica en modificar el factor básico y el factor de crecimiento. El primero es hasta este mes de 45 para los salarios más bajos y 37 para los demás salarios; en el caso del factor de crecimiento es de 1.591 para los salarios bajos y 1.15 para el resto. La reforma 2019 fija en 20 el factor básico y en 1 el de crecimiento.

Ejemplo:

Semanas cotizadas: 1,050 / Salario promedio: 15,000 C$

- Según la fórmula aún vigente la operación sería:
1050 semanas-150= 900
900 ÷ 52= 17.3076
17.3076 * 1.15 de factor de crecimiento= 19.90
19.90+37 de factor básico= 56.90
Es decir, 56.90% del salario promedio alcanzado, o sea C$8,534.25.

- Según la nueva fórmula:
1050 semanas-150= 900
900 ÷ 52= 17.3076
17.3076 * 1 de factor de crecimiento= 17.30
17.3076+20 de factor básico= 37.3076
Es decir, 37.3076% del salario promedio alcanzado, o sea C$5,595.

A esa cifra se sumarían las asignaciones familiares, en caso que hubiese.

La reforma además bajó la tasa de reemplazo máxima del 80 por ciento al 70 por ciento. ¿Qué significa esto? Que ahora lo más a lo que se puede aspirar como pensión es al 70 por ciento del salario promedio con el cual se jubila el afiliado.

4. Salario sobre el que se calcula la pensión será diferente.

Hasta ahora, en dependencia de cuántas semanas se cotizaran, se calculaba el salario promedio sobre el cual se calcularía la pensión. La reforma de 2019 fija una sola forma para fijar ese salario, promediando las últimas 375 semanas y multiplicando el resultado por el factor 4.33.

5. Menos asignaciones familiares.

Las asignaciones familiares se suman a la pensión calculada con la fórmula y éstas también fueron reducidas. Si la persona jubilada tiene esposa o unión de hecho estable bajo su cargo o en el caso de las mujeres jubiladas, tienen esposo inválido, se sumaba 15 por ciento a la pensión pero ahora ese porcentaje será de 13.5 por ciento. En el caso de los hijos menores de edad (hasta 21 años si están estudiando y solteros) o dependientes ascendientes (sus padres) mayores de 60 años, el porcentaje bajó de 10 por ciento a 9 por ciento.

6. Pensiones ya no tendrán mantenimiento del valor.

Hasta 2018 cada noviembre las pensiones se ajustaban según la tasa cambiaria oficial respecto al dólar, pero eso fue eliminado. Es decir, que las pensiones irán perdiendo poder adquisitivo a medida que se va devaluando el córdoba. Hasta el momento, el sistema de microdevaluación vigente desde 1994 establece el 5 por ciento anual.

Lo que se mantiene:

  • La pensión máxima seguirá siendo de US$1,500 o su equivalente en córdobas, al margen de cuántas semanas se cotice o el salario devengado.
  • Cada año los pensionados recibirán décimo tercer mes de pensión.
  • Las pensiones no podrán ser menores al salario mínimo.
5 2 votes
Valorá este artículo


ETIQUETAS:  



Artículos relacionados


Debate

guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments

Donale a la manada

Con tu donación ayudás a generar contenido informativo y de análisis de calidad para crear una ciudadanía informada.
o Donar mensualmente