Moneda

Uso de gas natural para generar energía podría no reducir la tarifa eléctrica»

Uso de gas natural para generar energía podría no reducir la tarifa eléctrica

Imagen tomada de Pixabay

Lucydalia Baca Castellón

@bacalucydalia

//

El régimen, que tiene fuertes intereses en generación eléctrica, ha dado un giro y en lugar de buscar energía renovable y barata ahora apuesta por el gas natural, que es contaminante y que podría no beneficiar al consumidor

El impacto ambiental provocado por el uso de derivados del petróleo en la generación de energía ha impulsado la transformación de las matrices de la mayoría de los países. Al sustituir la dependencia de combustibles fósiles para aprovechar las fuentes renovables, los países cumplen compromisos internacionales relacionados a la reducción de los efectos adversos en la variabilidad climática. Pero también amortiguan la volatilidad del precio internacional del petróleo.

En los últimos años esta tendencia mundial ha provocado transformaciones. Para 2018 la matriz energética nicaragüenses dependía en 57 por ciento de fuentes renovables. Sin embargo, el régimen parece dispuesto a abandonar estos esfuerzos, ya que firmó un contrato para la instalación de la primera planta de generación a base de gas natural.

“En agosto de 2019 funcionarios del gobierno de Nicaragua llegaron a un acuerdo de contratación de 300 megavatios de energía con base en gas natural con la empresa New Fortress Energy. La noticia se hizo pública a inicios de 2020”.

Estudio El Mercado Eléctrico en Nicaragua, de la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides)

Según el estudio El Mercado Eléctrico en Nicaragua, de la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides), los negociadores indicaron que la planta comenzará operaciones en 2021. Sin embargo, especialistas consideran que dado el nivel de demanda y la sobre-oferta existente, la planta debería iniciar operaciones hasta en 2026. En 2019 Nicaragua registró una capacidad instalada de 1,600 megavatios y una demanda máxima de 718 megavatios.

El gas natural es más barato pero contamina

“El gas natural, aunque es más limpio que otros, no deja de ser hidrocarburo y también contamina. La tendencia en el mundo no es solamente cambiar a limpio, sino hacer sustituciones. Y la lógica del uso del gas está más relacionada al precio que a otra cosa”, asegura David Rosales, socio de la mexicana Midstream & Downstream en Talanza Energy.

Rosales explica que entre todas las energías sucias, la más barata es producida con gas. Además, actualmente Estados Unidos, Canadá, Rusia, Noruega, Arabia Saudita, Libia y otros países de Medio Oriente tienen enormes reservas de gas. Y en los últimos años, han desarrollado tecnologías para transportarlo a otras zonas del mundo.

Eso ha permitido que una alta proporción de la matriz energética de países que no lo producen, como Japón, España, Francia y otros del sur de Europa, dependan en gran medida de él. Lo importan principalmente de Rusia, Noruega, Libia y Estados Unidos.

“Entonces el proyecto que está planteando Nicaragua es equivalente a lo que se está haciendo en otros países del mundo. Importará gas  para generar energía un poco más limpia que la producida con diesel, combustóleo (fueloil) o carbón,” explica Rosales.

Sustituir el fueloil por el gas

Actualmente El Salvador y Panamá también desarrollan proyectos de generación con gas y aunque están más adelantados, todavía no entran en operación. Además, el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) tiene desde hace ya varios años proyectado desarrollar un gaseoducto de México a Guatemala. Pero está paralizado porque México actualmente consume más de lo que produce y tiene que importarlo de Estados Unidos.

Rosales atribuye el interés de apostar por el gas, en lugar de fuente renovables, a que estas no garantizan la misma confiabilidad en la potencia pues la hidroeléctrica, eólica y solar presentan mucha intermitencia.

 “Por ejemplo Noruega depende mucho de eólica pero cuando hay poco viento recurre al gas. Y eso en países de Latinoamérica puede ser demasiado caro. Tener dobles plantas es tener resiliencia y esta es cara. Entonces optan a sustituir el diesel y el combustóleo (fueloil) por gas y eso es lo que planea hacer Nicaragua”, asegura Rosales.

¿Cómo se importa el gas natural?

Aunque Rosales aclara que no conoce a detalle la matriz de Nicaragua, considera que la sustitución de diesel y combustóleo (fueloil) por gas podría hacerse paulatinamente. Y aclara que la generación con gas requiere inversiones diferentes. Especialmente para el traslado y almacenamiento del producto que se moviliza en forma líquida y a temperaturas muy bajas.  Este es el servicio que ofrece la empresa con la que se firmó el acuerdo.

“Ellos (New Frotress Energy) no son generadores. Ellos ofrecen servicios mixtos que incluyen la compra del gas en Estados Unidos y el traslado. Seguramente lo embarcarían en  Luisiana para de ahí llevarlo a Nicaragua en barcos propios o rentados. En Nicaragua instalaran la plataforma con el barco receptor. Este recibirá los barcos que trasladen el gas y ahí realizaran la regasificación, que es el proceso de convertir el gas líquido a su estado natural gaseoso, para luego llevarlo por ductos hasta donde esté la planta generadora en tierra”, detalla Rosales.

Cualquier generador podría aprovechar el gas natural

Para el siguiente proceso, que es la generación, New Fortress Energy tiene que buscar un socio, que puede ser cualquier generador. Y aunque en relación a los costos latinoamericanos el uso del gas podría generar ahorros de hasta 60 por ciento en los costos de combustible, eso no necesariamente garantizaría una reducción de la tarifa, ya que depende de otros factores.

Importante leer: El gran negocio de los Ortega Murillo en la generación eléctrica

Según  Rosales, por cada dólar que tendría que invertirse en diesel o fueloil, si se genera con gas solo tendrían que gastarse 40 centavos de dólar, o incluso menos. Porque 1 millón de BTU de gas puesto en Nicaragua puede costar 8 o 9 dólares. Pero 1 millón de BTU de diesel puede costar más de 25 dólares.

“Pero en el costo de la tarifa hay otros factores como la transmisión y la distribución. Además, ese ahorro beneficiará al usuario solo si el gobierno se lo traslada. Porque si se le ocurre quedárselo, lo puede hacer o cobrar menos impuestos y esto al final lo paga el usuario, ya sea por impuestos o por tarifas”, advierte Rosales.  

Es fundamental conocer condiciones

Para Rosales es fundamental que los contratos y fianzas firmados con la empresa estadounidense sean públicos, ya que es muy fácil que ahí queden cosas oscuras. Afirma que es fundamental auditar varios aspectos, entre ellos:

  • Los contratos involucrados y sus montos
  • Saber si hay un precio de referencia o es precio fijo
  • Las garantías que las contrapartes ponen sobre la mesa

De no quedar claros estos términos, ante una eventual caída del precio del petróleo, la única beneficiada sería la empresa estadounidense y la socia que elija para la generación.  Y en el caso de que el contrato establezca un precio fijo, en lugar de abaratar, Nicaragua podría estar encareciendo su matriz, advierte Rosales.

Ocurría algo similar a lo que pasa actualmente con la generación de energías renovables, que aunque son más baratas que las térmicas, en Nicaragua tienen precios superiores a los promedios mundiales y son los más altos de la región.

En 2017 el Ministerio de Energía y Minas (MEM) sustituyó el uso de bandas de precios por precios máximos
5 1 vote
Valorá este artículo


ETIQUETAS:  



Artículos relacionados


Debate

guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments

Donale a la manada

Con tu donación ayudás a generar contenido informativo y de análisis de calidad para crear una ciudadanía informada.
o Donar mensualmente