Monólogo

¿Cómo podemos medir el riesgo de contagiarnos de Covid-19?»

¿Cómo podemos medir el riesgo de contagiarnos de Covid-19?

Foto tomada de Freepik

Leonel Argüello Yrigoyen

@aumentatusalud

//

Aunque el personal médico emite recomendaciones constantemente y en 2020 el país enfrentó los graves efectos de la primera ola, muchas personas siguen ignorando las recomendaciones y se exponen al contagio y a contagiar a otros

En el andar de la vida, con los años uno va aprendiendo a valorar los riesgos o probabilidades de que algo ocurra; y con base en eso toma sus decisiones. Cuando uno recolecta datos y evidencias, aunque sean anecdóticas, puede imaginarse el escenario y prepararse para enfrentarlo.

El no conocer la situación, te impide valorar qué puede pasar y el riesgo de que algo pueda ocurrir aumenta. Muchas veces tu instinto te lo advierte; sin embargo esto puede funcionar para posibles accidentes, asaltos u otros. Pero no para visualizar algo invisible como el virus que produce la Covid-19.

El escenario que puede provocar el coronavirus solo puede visualizarse con la información que por ley los Gobiernos están obligados a divulgar. Con dicha información te pueden alertar ante inminentes peligros, darte información del riesgo y recomendaciones para disminuirlo o evitarlo. Advertencias similares a las que se emiten en zonas de peligro ante la llegada de fenómenos naturales como huracanes; o plagas en los cultivos, posibles inundaciones durante la temporada lluviosa y réplicas de temblores o terremotos. La salud no es la excepción.

También puede leer: ¿Qué es la sarcopenia y qué debemos hacer para prevenirla?»

Todos debemos compartir información

Pero no solo los gobiernos están obligados a divulgar información. También los ciudadanos tenemos que compartir información sobre el riesgo o la probabilidad de que algo ocurra. Igual que cuando por ejemplo decimos: "mire papito no se le ocurra pasar por esa calle porque lo asaltan". Con esa sencilla pero valiosa información, el advertido modifica su ruta y evita el riesgo, tal como se debe hacer con las enfermedades y accidentes.

Sabemos que en Nicaragua, como en el resto del mundo aún no termina la epidemia de la Covid-19. Durante el 2020 ya vivimos la triste y traumática experiencia de la primera ola. No podemos olvidar que esta se caracterizó por la espera infructuosa en los portones de los hospitales, los entierros express y la desinformación.

Debemos tener presente que los eventos muchas veces se repiten; ignorar lo que pasó provocaría enterrar en la memoria algo que debe permanecer vivo, para alertarnos y cuidar nuestra salud.

El autor también escribió: La Covid persistente, una nueva forma de ataque del coronavirus»

Estamos en la segunda ola

Ahora estamos en una segunda ola. La cantidad de personas contagiadas, pacientes complicados, fallecidos y sobrevivientes con secuelas aumenta cada día. Pero no crece nuestra valoración del riesgo y por tanto nuestra conducta y práctica no se corresponde con la realidad; la falsa seguridad predomina y esa actitud nos lleva al desastre que estamos viviendo.

Pero ¿Cuándo estoy en riesgo?
Estas en riesgo cuando:

  • Al ignorar el peligro a pesar de las evidencias
  • Cuando no platicas de ello en la familia, tal como lo haces cuando compartes que es peligroso pasar por tal lugar,
  • Si salís a a la calle sin mascarilla de tela de 3 capas
  • Al participar en aglomeraciones o molotes de cualquier tipo
  • Cuando no guardas la distancia de al menos dos metros con las otras personas
  • Acudiendo a bares, restaurantes, discotecas y estadios que no cumplen protocolos de prevención
  • Al tomar el bus sin tomar usar mascarilla y no guardar el distanciamiento
  • Al hacer fila sin distanciamiento físico

Insisto, estás en riesgo cuando no ves el precipicio por donde vas a caer o la luz roja donde te vas a accidentar. También, al ignorar la información que te brindan los profesionales de la salud; ya sea porque no querés tomar en serio esta enfermedad o porque tu fanatismo político te lo impide tomarla en serio, aunque se te haya muerto un pariente por ella. Entonces:
¿Qué esperas para cambiar?
¿Cuántos miles de personas deben morir para que valorés que el asunto va en serio?

*El autor es médico epidemiólogo de la Clínica Docente Ciudad Sandino

4.5 2 votes
Valorá este artículo


ETIQUETAS:  



Artículos relacionados


Debate

guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments

Donale a la manada

Con tu donación ayudás a generar contenido informativo y de análisis de calidad para crear una ciudadanía informada.
o Donar mensualmente