Distopía

2018, el año en que Ortega anuló las libertades en Nicaragua»

2018, el año en que Daniel Ortega anuló las libertades civiles en Nicaragua

Foto: Oswaldo Rivas

Ilich Buitrago Aguilar

@ibuitrago

//

El nulo respeto a las libertades civiles a raíz del estallido de la crisis sociopolítica coloca a Nicaragua en el sótano del índice de democracia liberal a nivel mundial

Si bien 2018 fue un año convulso en Nicaragua con el estallido la crisis sociopolítica que se mantiene aún sin solución, y que provocó la anulación de las libertades civiles de los nicaragüenses, la verdad es que estas vienen en detrimento desde que Daniel Ortega retornó al poder.

Entre 1998 y 2018, Nicaragua perdió 65 puntos en el índice de libertades civiles de Variedades de la Democracia (V-Dem), al pasar de 84.1 a 19.1. Los resultados de 2018 son similares a los de la década de 1970.

Según la actualización de Indicadores de Democracia 2019 publicada por la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides), el organismo europeo Variedades de la Democracia (V-Dem) posiciona a Nicaragua como el país de América Latina donde sus ciudadanos enfrentan más restricciones para ejercer sus diferentes libertades constitucionales en 2018, superando a Venezuela y Cuba que alcanzaron 41.0 y 45.3 puntos, respectivamente, en el índice de libertades civiles.

Te podría interesar: Ortega y Murillo los peores enemigos de la libertad»

¿Por qué importan las libertades civiles? Porque constituyen uno de los pilares de la democracia liberal, que integra dentro de su modelo a la democracia electoral, la democracia participativa –que es la participación activa de los ciudadanos a través de los distintos canales institucionales– y el respeto al ejercicio de las libertades civiles y los derechos fundamentales de los ciudadanos tal como lo estipula la Constitución Política.

Pero además, esa falta de respeto, que no es de ahora sino que viene desde hace más de 10 años, fueron el origen de la crisis sociopolítica. Según Funides, con base a datos de la encuestadora CID Gallup de octubre 2018, se identifica que el 41 por ciento de los nicaragüenses considera que la falta de libertades civiles fue la causa de la crisis que vive el país.

¿Qué aspectos incluyen las libertades civiles?

Las libertades civiles se clasifican en dos grandes dimensiones: Políticas y Privadas. "Las libertades civiles políticas son las más importantes para el ejercicio de la democracia porque afectan directamente la competencia política y la rendición de cuentas. Entre estas están la libertad de asociación, de movilización y la libertad de expresión. Actualmente las primera dos están suspendidas de hecho y la tercer está severamente limitada.

Entre las libertades civiles privadas se encuentran la libertad de religión, libertad de sufrir repercusiones físicas o emocionales por motivos políticos, entre otras, y por sus componentes.

"El año pasado, uno de los principales detrimentos tuvo que ver con lo que es la seguridad física y emocional (propia de las libertades civiles privadas). ¿Cuáles son los indicadores específicos? Pasamos de la categoría de “Mayormente respetadas por las autoridades gubernamentales” a “Débilmente respetadas por las autoridades gubernamentales” en dos indicadores: lo que son las torturas y lo que son los asesinatos por motivos políticos".

Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides)

Libertades civiles políticas

En el índice de libertades civiles en Nicaragua “la mitad del indicador se perdió prácticamente en un año”, señala Funides. Nicaragua ocupa el primer lugar del ranking latinoamericano en lo que respecta a libertades perdidas.

La libertad de asociación, que tiene que ver con la apertura para crear partidos políticos y la libertad con la que la sociedad civil se pueda organizar y llevar a cabo sus actividades; ambos aspectos se han violado desde que Ortega retornó al poder anulando personalidades jurídicas a partidos políticos como el Movimiento Renovador Sandinista o arrebatándola como sucedió con el Partido Liberal Independiente (PLI) previo a las elecciones presidenciales de 2016.

Recientemente, tras la crisis de abril, el régimen profundizó su represión en contra de la liberad de asociación al arrebatar personalidades jurídicas de organizaciones civiles críticas al gobierno como Hagamos Democracia o Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh).

Según Funides el retroceso en el indicador de libertades civiles políticas es en gran parte también el resultado de los reportes internacionales de las graves violaciones a los derechos humanos que han elaborado distintas organizaciones desde el inicio de la crisis en abril de 2018

“En un año, no solamente en América Latina, sino que, a nivel mundial, Nicaragua fue el país que más retrocedió en el Índice de Libertad de Freedom House, superando países como Tanzania, Serbia, Togo, Pakistán, Burundi, Bangladesh; todos estos países que reportaron diferentes debilidades a lo largo de 2018 en toda la temática del ejercicio de libertades civiles, Nicaragua los superó enormemente”, argumenta Funides.

A nivel regional, en el tema de libertades civiles políticas, solo Cuba está peor que Nicaragua por una sencilla razón y es que no permite otros partidos políticos, por lo que su libertad de asociación está por el suelo, aclaró Funides.

Censura a medios

Nicaragua tiene graves retrocesos en la libertad de asociación, sin embargo, también tiene serios retrocesos en libertad de expresión, donde se incluye la libertad de prensa.

Nicaragua ha caído de estar en 2004-2005 catalogado como un país donde las violaciones a la libertad de prensa eran “casos esporádicos, pero castigados” hasta una categoría en donde las violaciones a la libertad de prensa, principalmente de censura a medios, son “directos y rutinarios”.

En un solo año Nicaragua pasó de ser catalogada la censura a medios como “Directos pero limitados” a “Directos y rutinarios”, tras hechos como el cierre de medios de comunicación como 100% Noticias y la aprensión de su propietario, Miguel Mora, y la jefa de prensa, Lucía Pineda Ubau.

En cuanto a acoso a periodistas, Nicaragua está en los índices que dominaron entre 1970 a 1978 durante la dictadura somocista, catalogado según el indicador como “Ocasional, se evita publicar”.

Otro tema de interés: Leyes de amnistía y atención no garantizan justicia ni reparación»

No obstante, Funides hace la aclaración que al ser indicadores el país se sitúa en uno de los puntos, pero en realidad si fuera un índice la valoración estaría entre "Ocasional, se evita publicar" y "Acoso restringe temáticas".

Dentro de las restricciones administrativas está la retención de insumos a medios como La Prensa y El Nuevo Diario. En segundo lugar, según esta documentación, se sitúan las amenazas.

En las libertades privadas o individuales e igualdad ante la ley, Nicaragua es el último país en Latinoamérica en el índice de Variedades de la Democracia con un puntaje de 23.5 en una escala de 0 a 100.

“Uno de los principales indicadores en este nivel tiene que ver con el acápite del Estado de Derecho porque parte de las libertades como individuo es que tengás acceso a la justicia y que no se te discrimine por ningún motivo”, asevera Funides.


ETIQUETAS:  



Artículos relacionados


Debate

Debate

avatar

Donale a la manada

Con tu donación ayudás a generar contenido informativo y de análisis de calidad para crear una ciudadanía informada.
o Donar mensualmente