Distopía

El Triunvirato, un episodio de la historia de los pactos en la política nicaragüense»

El Triunvirato, un episodio de los pactos en la política nicaragüense

Los triunviros con sus respectivas esposas el día de la toma de posesión el 1ro de mayo de 1972.

Avil Ramírez

@AvilRamirez

//

En 1972 Anastasio Somoza debía entregar el poder porque la Constitución no permitía la reelección, aprovechando que el Partido Conservador quería regresar al poder después de décadas de sequía negoció con ellos. El resultado fue el pacto del Kupia-Kumi y "el triunvirato"

Emiliano Chamorro Vargas, tituló su autobiografía El último caudillo, en ella había mucho que contar, ya que su historia en la política es amplia. Fue presidente de Nicaragua desde 1917 hasta 1921; y en 1925 promovió un golpe de estado conocido como El Lomazo. En 1914, siendo embajador de Nicaragua en Washington, durante el gobierno de Adolfo Díaz, firmó el tratado Chamorro-Bryan. Su contraparte fue el secretario de Estado William Bryan del presidente demócrata Woodrow Wilson. Dicho convenio fue abrogado en 1971 por Anastasio Somoza Debayle. Eso le garantizó su foto en un conmemorativo billete de veinte córdobas.

En 1950 se "arregló" con Anastasio Somoza García, en el conocido Pacto de los Generales. En él garantizaban a la minoría una cuota en los poderes del Estado. También, la participación exclusiva en la arena política de los partidos Liberal y Conservador. Así lo plasmaron en la Constitución Política de 1950, hecho que se convirtió en una de las referencias del pactismo en Nicaragua.

Emiliano Chamorro siguió de líder de los conservadores hasta su muerte, en febrero de 1966 cuando tenía 95 años. Aunque el veterano caudillo, recluido en su finca, seguía mandando "desde abajo", seleccionó como sucesor al oftalmólogo Fernando Agüero Rocha.  

Los Somoza gobernaban desde arriba o desde abajo

La Constitución Política conque fue electo Somoza en 1967 y la elaborada por la Asamblea Nacional Constituyente en 1974, prohibían la reelección presidencial. Pero como él no había ejercido en el período anterior, pues el pacto contemplaba la creación de una Junta Nacional de Gobierno o Triunvirato, y entonces no hubo impedimento para una nueva candidatura en 1974. Esta vez por 6 años.

Porque así lo exigía la constitución o por pactos con los conservadores en 1948 y 1950, Somoza García --formalmente en el poder desde 1937-- acostumbraba poner, entre periodos, a un leal servidor en la presidencia. Sus hijos continuaron la costumbre. Tras el asesinato de Somoza García en septiembre de 1956, su hijo Luis terminó el período. Pero antes, con la venia de Emiliano Chamorro había sido colocado por su padre como diputado y después, como presidente del Congreso. Luego, en 1957 fue el candidato de los liberales.

Obediente a la Constitución, Luis A. Somoza no optó por la reelección en 1963. Puso a un leal suyo, René Schick, a quien los Somoza le prestaron la presidencia por 4 años. Murió 9 meses antes de que finalizara su período. Schick tenía 56 años.

Anastasio Somoza Debayle se postuló y ganó las elecciones del 5 de febrero de 1967. Agüero Rocha, el sucesor de Chamorro Vargas como jefe del Partido Conservador, fue el candidato de la Unión Nacional Opositora (UNO) en ese proceso. La elección se realizó dos semanas después de la Masacre del 22 de enero; y como ocurría siempre con el candidato conservador, perdió ante  Anastasio Somoza Debayle. Asumió la presidencia el 1 de mayo de 1967 a los 42 años. A escasas dos semanas de la muerte de su hermano, Luis que falleció de un infarto a los 44 años.

La movida de los conservadores

Sin embargo, las aguas políticas se estaban agitando de nuevo. La victoria de Anastasio Somoza Debayle en las urnas no fue tan sencilla. Enfrentó a una oposición unida que alegó fraude y fue precedida de una sangrienta masacre en el centro de Managua. Ademas, su decisión de reelegirse había provocado fisuras dentro del liberalismo. El rompimiento de Pedro Joaquín Chamorro con Aguero por su intención pactista, también había provocado descontento, mientras algunos hijos de conservadores abrazaron la opción armada y se unieron a la guerrilla.

¿Cómo podría garantizarse Somoza el control familiar sobre el país si la Constitución no le permitía la reelección y el ambiente político estaba enrarecido? Y por otro lado, ¿cómo los conservadores podrían garantizarse una victoria frente a los Somoza si durante más de 30 años había sido imposible?

A pesar de la mascare y del alegato de fraude en las elecciones de 1967, en 1970 los conservadores le tendieron la mano a Somoza. Pretendiendo de esa forma llegar al poder en las siguientes elecciones, para las que demandaban reformas al sistema electoral.

El 8 de julio de 1970, una declaración de la directiva del Partido Conservador, jefeado por Agüero, hizo un llamado al diálogo con el objetivo, al menos formal, de promover la democracia.

El diálogo que terminó en el pacto del Kupia-Kumi

La justificación de los conservadores para acercarse a Somoza la expresaron en el documento político que establece que el partido: "acoge preferentemente los medios cívicos y la inteligencia del diálogo, con el adversario. Ya que, consciente de su misión constructiva, busca la solución de los problemas populares más en la paz que en la guerra... Vio el Partido Conservador con satisfacción, que el Partido Liberal Nacionalista correspondió con la invitación al diálogo... Y también con la comprensión hacia la necesidad de realizar un cambio sustancial en nuestra institucionalidad. A través de la sustitución de una constitución obsoleta por una a tono con las aspiraciones de las mayorías".

El arreglo concluyó con la firma del documento de la Convención Política del 28 de marzo de 1971 en el Teatro Nacional Rubén Darío. Como en toda negociación, no se logra todo lo que las partes quieren. Si bien Somoza no obtuvo una reforma que permitiera su reelección inmediata. Sí logró mantener el control del poder en el período 1972-1974 -con el triunvirato- mientras podía postularse nuevamente. El pacto del Kupia-Kumi en resumen acordó:

  • Convocar a una Asamblea Nacional Constituyente, garantizándose al segundo lugar el 40 por ciento de los diputados
  • Elección de una Junta Nacional de Gobierno (dos liberales y un conservador)
  • Repartición de cargos:
    Corte Suprema de Justicia: 4 magistrados para el partido ganador y 3 para el perdedor. Un esquema similar en los tribunales de Apelaciones y judicaturas en todo el país. Además, otras componendas que les garantizaban a los conservadores una cuota fija de puestos en todos los poderes del estado

Somoza entregó la banda presidencial el 1 de mayo de 1972 a la Junta de Gobierno o Triunvirato, como se le llamó. Hubo que elaborar tres bandas, que fueron impuestas a los liberales Alfonso Lovo Cordero, Roberto Martínez Lacayo y el conservador Fernando Agüero Rocha. Lovo Cordero abandonó el cargo por enfermedad. Entonces, Antonio Mora Rostrán, último ministro de Gobernación del somocismo, lo sustituyó. Fue parte del Triunvirato desde el 21 de diciembre de 1973 hasta el primero de mayo de 1974, cuando Somoza asumió nuevamente.

Actas de Tomas de Posesión. Biblioteca Enrique Bolaños Geyer

Los imponderables de la política

Tenían los triunviros 7 meses y 22 días de ejercer sus funciones, cuando la madrugada del 23 de diciembre llegó el imponderable. Ese que muchas veces ha sido la esperanza ─como en las actuales coyunturas─ para aligerar el cambio, que no se puede lograr ya sea por la ineptitud que conlleva divisiones internas, torpeza o intereses personales en la política nicaragüense. El terremoto de Managua de 1972, era lo que faltaba para que Somoza iniciara su derrumbe y no pacíficamente.

La casa presidencial sufrió daños importantes con el terremoto. Entonces el general Somoza se llevó a los triunviros a un cuarto de su hacienda El Retiro en Managua, para que desde ahí despacharan. La dos triunviros liberales nombraron al ya poderoso jefe director de la Guardia Nacional, como presidente del Comité Nacional de Emergencia, con facultades amplísimas.

Agüero Rocha, no estuvo de acuerdo y según su hijo, Fernando Agüero César, que presentó una férrea defensa del legado de su padre, asegura que Agüero no renunció. Sino que fue separado por conservadores traidores que se aliaron con Somoza. Ellos habrían escogido a Edmundo Paguaga Irías como nuevo triunviro y también para candidato opositor a Somoza Debayle en las elecciones de septiembre de 1974. Aguero fue nuevamente candidato a la presidencia por el partido Social Conservador en 1990. Solo obtuvo un poco mas de 7 mil votos y murió en 2011.

El principio del fin de Somoza

El resto es historia. Somoza se apoderó de los mejores terrenos de la destruída Managua, mientras vendía sus adoquines conque al final se levantaron las barricadas que ayudaron a derrocarlo. Se metió al negocio bancario e inmobiliario y hasta fue acusado de aprovecharse de la ayuda internacional.

El descontento en el país se incrementó y Somoza no negoció cuando todavía se le presentó la oportunidad con la oposición no-pactista; hasta llegar el asesinato de Pedro J. Chamorro Cardenal que encendió la chispa para el triunfo de la revolución. Somoza huyó al exilio hasta donde los tentáculos del sandinismo lo alcanzaron un 17 de septiembre de 1980 en Asunción, Paraguay. A pesar de lo deteriorado que se veía, al ser asesinado Anastasio Somoza Debayle tenía 54 años. Ese fue el fin del somocismo.

5 4 votes
Valorá este artículo


ETIQUETAS:  



Artículos relacionados


Debate

guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments

Donale a la manada

Con tu donación ayudás a generar contenido informativo y de análisis de calidad para crear una ciudadanía informada.
o Donar mensualmente