Distopía

Los nicaragüenses creen en la democracia, solo que no saben qué es»

Los nicaragüenses creen en la democracia, solo que no saben qué es

Foto: Cortesía

Lucydalia Baca Castellón

@bacalucydalia

//

Estudio de Funides revela que una amplia mayoría sostiene que la democracia es el mejor sistema de gobierno pero solo 4 de cada 10 la asocia con Estado de Derecho, elecciones libres, compromiso con el voto y respeto de las libertades

La historia política de Nicaragua está marcada por largos periodos de autoritarismo y represión; y pese a que estos han sido encabezados por caudillos distintos, son muy similares. Como si todos siguieran el mismo guion. Ciclos que se repiten y de los que la población culpa al dictador de turno y a su clase política. Incluso, muchos aseguran que es consecuencia de que al país le tocó la peor clase política del mundo.

Sin embargo, un reciente estudio realizado por la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Político y Social (Funides), confirmó lo que ya se ha dicho. La cultura política del nicaragüense es caudillista, conflictiva y hegemónica. Esto ha dado lugar al círculo vicioso entre anarquía y dictaduras que ha caracterizado la historia nicaragüense.  

Puede leer también: La oposición tiene una ventana de 100 días para la unidad»

Además, aunque la mayoría asegura que prefiere la democracia, más de la mitad de los nicaragüenses desconoce el concepto de este sistema de gobierno. Algo similar ocurre cuando afirman que la economía de libre mercado es lo más adecuado, pero están a favor de que el Estado concentre los medios de producción.

El estudio ¿Qué opinan los nicaragüenses? Un análisis sobre sus creencias, liderazgo y democracia, realizado por Funides, determinó que el 74.4 por ciento de los nicaragüenses dice que la democracia es la mejor forma de gobierno.

Desconocen concepto de democracia

Sin embargo, tomando como referencia el concepto de democracia liberal como aquella que entre otras cosas:

  • Respeta el Estado de derecho
  • Garantiza elecciones libres y transparentes
  • Propicia el compromiso ciudadano para ejercer su voto y participar activamente en la vida política del país
  • Respeta las libertades civiles y políticas

Solo 4 de cada 10 nicaragüenses conocen dicho concepto. Es decir, defienden y dicen preferir un sistema del que ni siquiera conocen su concepto.

Así que, aunque una amplia mayoría dice que la democracia es el mejor sistema de gobierno, los resultados del estudio, que utilizó entre otras técnicas la encuesta, revelan la preferencia de los nicaragüenses por los caudillos.  

Confían en "el hombre" fuerte

Casi 7 de cada 10 encuestados describen como líder al que primordialmente se identifica con las necesidades del pueblo; y casi 5 de cada 10 al que sabe negociar, tiene carácter, sabe expresarse, y da soluciones rápidas sin pensarla mucho; y solo 4 de cada 10 al que tiene una amplia trayectoria profesional.

También, 7 de cada 10 considera que el éxito de un partido político se debe a un líder fuerte que lo dirija; 6 de cada 10 apoya la idea de que solo deberían existir dos o tres partidos políticos; 5 de cada 10 dicen que si un funcionario está haciendo bien su trabajo puede permanecer de manera indefinida en el cargo; y 4 de cada 10 está de acuerdo con que se pase por encima de las leyes cuando se persiguen buenas intenciones.

“Los datos anteriores estarían sugiriendo una preferencia entre la población hacia "el hombre" fuerte de la política, el más eminente y que pueda situarse por encima de las instituciones de la democracia formal".

Estudio ¿Qué opinan los nicaragüenses? Un análisis sobre sus creencias, liderazgo y democracia, realizado por Funides

El estudio explica que la “la simpatía por el liderazgo caudillista es un rasgo fundamental de la cultura política nicaragüense… la simpatía o elogio por una figura importante ha estado presente desde la convivencia de los pueblos indígenas... los caciques indígenas y sus élites eran quienes poseían los bienes, y el resto eran quienes pagaban tributos. Así pues, la población dependía de la voluntad de los políticos”.

Caudillo debe ser creyente

Otro hallazgo del estudio es que los que simpatizan con los caudillos dan un peso importante a las creencias religiosas. 7 de cada 10 de los consultados considera que un líder político debe ser “creyente”.

Todas estas características llevaron a los investigadores a determinar que un porcentaje significativo de los nicaragüenses está en busca de tener como líder político a una persona fuerte, carismática y que confíe en Dios.

“Este último aspecto relacionado a la religión ha sido observado como una característica fundamental de un caudillo… A lo largo de la historia ha sido común recurrir a la religión como un complemento para reafirmar la autoridad política y mejorar la relación ciudadanos-líder”.

Estudio ¿Qué opinan los nicaragüenses? Un análisis sobre sus creencias, liderazgo y democracia, realizado por Funides

La simpatía hacia los caudillos es similar entre hombres y mujeres. Y ligeramente superior entre la población rural donde 53 de cada 100 la expresan y 46 de cada 100 en la urbana.

También hemos escrito: Nicaragua retrocede dos siglos con cadena perpetua impuesta por Ortega»

Los más radicales creen que creen en la democracia

Los resultados de la investigación se dividieron en tres grupos. El grupo 3 representa el 30.7 por ciento de la población y es el que simpatiza con mayor fuerza con rasgos autocráticos. Entre ellos 9 de cada 10 prefiere la democracia y está a favor de libre mercado. Pero a su vez apoya el establecimiento de un Estado empresario.

Además, entre ellos casi 8 de cada 10, “está a favor de que el ejército tome el control de las calles cuando la situación es tensa; y un porcentaje similar considera que el Gobierno debería limitar las protestas y a los medios de comunicación para asegurar la paz y la estabilidad nacional”, detalla el estudio.

Metodología utilizada

El estudio ¿Qué opinan los nicaragüenses? Un análisis sobre sus creencias, liderazgo y democracia, realizado por Funides, utilizó dos encuestas. La primera fue realizada de forma presencial entre mayo y junio de 2019, a una muestra de 1,008 nicaragüenses mayores de 16 años. Por las características de sexo y área de residencia de la muestra, la encuesta en representativa a nivel nacional; tuvo un nivel de significancia de 95 por ciento y un margen de error de 3.1 puntos porcentuales. La segunda se realizó en agosto de 2020 entre una muestra de 821 personas mayores de 16 años, elegidas aleatoriamente entre una población de interés. Alcanzó un nivel de confianza del 95 por ciento y un margen de error de ±3.46 puntos porcentuales.

5 1 vote
Valorá este artículo


ETIQUETAS:  



Artículos relacionados


Debate

guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments

Donale a la manada

Con tu donación ayudás a generar contenido informativo y de análisis de calidad para crear una ciudadanía informada.
o Donar mensualmente