Distopía

Nicaragua paga caro inacción del régimen ante pandemia»

Nicaragua paga caro inacción del régimen ante pandemia

El régimen oficialmente registra 46 muertes por Covid-19 al 2 de junio, pero la realidad que ven los nicaragüenses desde hace cinco semanas cuenta otra historia. Foto: Oswaldo Rivas

Lucydalia Baca Castellón

@bacalucydalia

//

El régimen presenta sus cifras de afectación por la pandemia todas las semanas pero nadie las cree. La realidad ha desbordado la ficción de la dictadura y mientras los países del istmo están por salir de sus cuarentenas, en Nicaragua lo poco que se sabe da miedo

Tras meses de cuarentena obligatoria, cierre de fronteras, restricciones a la movilidad y hasta toques de queda, los países de Centroamérica, a excepción de Nicaragua, se preparan para retornar escaladamente a la normalidad.

Mientras tanto en Nicaragua, donde el régimen decidió obviar todas las medidas de prevención, esta semana la comunidad médica llamó a la población a entrar en cuarentena voluntaria por las próximas tres o cuatro semanas. Ya que el país ha entrado en la fase más acelerada del contagio con un sistema hospitalario extremadamente débil a pesar de la retórica fantasiosa del régimen.

“Esta Cuarentena Nacional consiste en permanecer en casa por al menos 3 o 4 semanas. Realizar compras de alimentos una vez por semana, garantizando el distanciamiento de al menos 1.5 metros de persona a persona. El uso de mascarillas y caretas faciales o pantalla protectora fuera de casa, y el constante lavado de manos”.

Comunicado de 34 Asociaciones Médicas de Nicaragua

También hemos escrito: Consumir tabaco eleva el riesgo de morir por Covid-19»

Y esto ocurre cuando solo han pasado 74 días desde  que el régimen Ortega-Murillo confirmó el primer caso de Covid-19. Y asegura que entre el 18 de marzo y el 2 de junio solo se han presentado 1,118 contagios y 46 muertes.  Aunque estas cifras han sido cuestionadas incluso por la Organización Panamericana de la Salud (OPS). 

Observatorio pone al país a la cabeza en muertes por Covid-19

El Observatorio Ciudadano, un organismo independiente, registra entre el 14 de marzo y el 27 de mayo reporta 2,966 casos adicionales a los oficiales, para un total de 3,725 casos. Además, acumula 805 decesos; 715 sospechosas de Covid-19 y 90 por neumonía.

Sin acceso a la información de la red estatal y sin que el régimen haya implementado un agresivo programa de pruebas, no se puede asegurar que los datos del Observatorio sean exactos, sin embargo, ante lo que ven a diario los nicaragüenses esas cifras son más cercanas a la realidad que las presentadas por el Minsa.

Los departamentos más afectados, según el Observatorio, son Managua con 1,491 casos; Masaya 327; Matagalpa 218; y Chinandega 166 casos. En cuanto a las muertes, registra 400 en Managua; 103 en Masaya; 68 en Chinandega; y 54 en León.

Las cifras del Observatorio colocan a Nicaragua a la cabeza del istmo en cuanto a muertes. Las estadísticas del Sistema de Integración Centroamericana (SICA) al 2 de junio, detallan que en Panamá han muerto 352 personas; Honduras 225; Guatemala 125; El Salvador 49; Nicaragua 46 y Costa Rica 10.

Otro tema relacionado: En tiempos de Covid-19 es crucial prevenir el dengue»

Imperial College advierte que la situación empeorará

En su más reciente informe, el Imperial College London advirtió que de no cambiarse la estrategia de inacción del régimen, en los próximos 14 días, los casos y la demanda de atención hospitalaria se elevarán exponencialmente.

Según la institución académica, la cantidad de pacientes que necesitaran hospitalización para recibir tratamiento puede llegar hasta 1,581. Y los que requieran una cama en las UCI para recibir asistencia respiratoria en un momento dado podrían ser hasta 189. Ante la falta de espacio, que ya se registra en los hospitales, estas personas quedarían expuestas a morir sin atención médica.

Puede leer también: ¿En qué se diferencia la Covid-19 de la gripe y el catarro?»

La cuarentena nacional voluntaria propuesta por los médicos ante la inacción del régimen y que ha sido respaldad por el Consejo Superior de la Empresa Privada se concretaría en momentos en que el resto de la región prepara planes de reanudación de actividades, después de meses mantener sus fronteras cerradas, clases suspendidas y restricciones a la movilidad.

Las medidas y los números en el resto de la región

El Salvador fue el primero en establecer medidas estrictas, prohibió el ingreso de viajeros procedentes de China y a partir del 21 de marzo cerró sus fronteras a los viajeros y estableció una cuarentena obligatoria que incluso generó críticas. Ya que ordenaba el arresto de los que la violaban. Además, todos los viajeros que entraron al país en los días previos al cierre de fronteras fueron enviados a centros de cuarentena. Aún así al 2 de junio ha confirmado 2,653 casos.

Guatemala repartió 3 millones de mascarillas y ordenó el uso obligatorio de ellas a partir del 8 de abril y cierre de algunas fronteras terrestres. Además, desde el 8 de mayo se reforzaron las restricciones a la movilidad con la ampliación de los horarios de vigencia del toque de queda y el establecimiento de confinamientos obligatorios durante los fines de semana. Pese a estas medidas al 2 de junio registra 5,586 casos.

También puede leer: Pandemia aumenta la amenaza de una posible hambruna»

Honduras tiene un débil sistema hospitalario por lo que desde el 16 de marzo ordenó medidas. Entre ellas el uso obligatorio de mascarilla, toque de queda y cierre de fronteras a pasajeros. Pero ante el aumento de los casos, al 2 de junio reporta 5,527 casos.

Con menos medidas es más exitoso

Panamá, con 14,095 casos al 2 de junio, es el país más afectado de la región. Pese a que desde el 22 de marzo, cerró sus fronteras al ingreso de personas. Además, desde esa fecha estableció una estricta cuarentena obligatoria en la que se permite la salida de sus ciudadanos solo ha comprar comida y medicina en determinados días de la semana. Pese a ello no ha logrado frenar el contagio. Aunque en relación a la cantidad de contagiados la cifra de muertes es baja, solo 352.

Por su parte Costa Rica está demostrando la fortaleza de su sistema de atención en salud, ya que con medidas menos estrictas es el menos afectado. Al 2 de junio con 1,105 casos y solo 10 muertos. Desde el 18 de marzo estableció una cuarentena parcial que incluye la suspensión de clases y la adopción del trabajo desde casa para los sectores con condiciones para hacerlo. Además, desde esa fecha cerró sus fronteras al tránsito de pasajeros, las personas que entraron en los días previos debieron cumplir una cuarentena obligatoria.

Y mientras el resto de países de la región imponían cuarentenas, exigían el uso de mascarilla, cerraban sus fronteras y suspendían las clases, en Nicaragua se promovían marchas, carnavales y actividades deportivas. Además, los simpatizantes del régimen se burlaban de las personas que comenzaron a usar mascarillas. Y acusaban a los lideres opositores, que advertían de la crisis que se avecinaba, de alarmar a la población con la intención de desestabilizar al gobierno.

Medidas estrictas para el transporte de carga

Aunque toda la región mantiene abiertas sus fronteras al tránsito de mercancías para garantizar el abastecimiento de los mercados, en las últimas semanas Costa Rica prohibió el ingreso de transportistas de carga que dieron positivo a las pruebas de Covid-19. Y luego endureció los requisitos de ingreso de estos. Eso generó la paralización durante más de dos semanas de 1,659 contenedores entre las fronteras de Nicaragua, Costa Rica y Panamá. Y aunque cedió en algunas exigencias de los transportistas, los protocolos de seguridad para evitar el contagio siguen siendo estrictos, porque sus autoridades aseguran que de ello depende evitar un incremento acelerado del contagio.

4 3 votes
Valorá este artículo


ETIQUETAS:  



Artículos relacionados


Debate

guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments

Donale a la manada

Con tu donación ayudás a generar contenido informativo y de análisis de calidad para crear una ciudadanía informada.
o Donar mensualmente