Moneda

Créditos vencidos en Nicaragua han crecido 137.12%»

Créditos vencidos han crecido 137.12%

4to Mono

@4to_mono

//

La cantidad de créditos vencidos en Nicaragua se ha disparado durante la crisis; a pesar del esfuerzo de las instituciones financieras por reestructurar.

Durante el último año el volumen de créditos vencidos del sistema bancario y financiero de Nicaragua se ha disparado, según muestran las estadísticas de la Superintendencia de Bancos y otras Instituciones Financieras (SIBOIF).

La cifra, en millones de dólares, de créditos vencidos de los bancos y financieras reguladas en Nicaragua pasó de 43.97 millones de dólares hasta el 30 de abril de 2018, a 104.27 millones de dólares al cierre de abril de 2019, como resultado de la crisis económica que golpea el país. Es un crecimiento de 137.12 por ciento

En el caso de los préstamos que se pagan en cuotas –según la Norma Sobre Gestión de Riesgo Crediticio– se considera crédito vencido aquel que acumule 91 días calendario desde la fecha de vencimiento de la primera cuota que no fue pagada.

Hasta antes de la crisis, si bien los créditos vencidos aumentaban como resultado del acelerado crecimiento de las colocaciones. Entre abril de 2017 y abril de 2018, por ejemplo, el incremento fue de 33 por ciento, al pasar de 33.05 millones de dólares, a 43.97 millones, respectivamente.

Para que un crédito de consumo pase de vencido a irrecuperable la mora debe superar 180 días. En el caso de créditos hipotecarios para vivienda, microcréditos y los comerciales se hace en el día de mora número 360.

Esa carrera contra el tiempo podría haber empujado a que la cartera de créditos reestructurados se catapultara de 87.72 millones de dólares en abril de 2018, a 224.88 millones en abril de 2019.. Los bancos hacen lo posible por mantener los préstamos a flote, vía reestructuración, porque mientras más avanza la mora de un crédito, más dinero debe provisionar la institución financiera. 

Bancos hacen lo posible por salvar los créditos

A finales de junio de 2018 la SIBOIF publicó una normativa que permitía establecer condiciones especiales temporales a los deudores que vieran afectada su capacidad de pago producto de la crisis iniciada en abril. Parte de esas condiciones era que los deudores con buen récord crediticio previo a la crisis, pudieran reestructurar sus créditos sin que esto afectara su historial.

“Un crédito se considera como reestructurado cuando los cambios en los términos y condiciones originalmente pactadas sean motivadas por un deterioro en la capacidad de pago de los créditos por parte del deudor”, indica la Norma Sobre Gestión de Riesgo Crediticio de la SIBOIF.

Esta ha sido la evolución de la cartera de créditos durante el último año:

Financieras más golpeadas que bancos por créditos vencidos

Si bien la cartera tipo E (créditos irrecuperables) ha incrementado, al analizar institución por institución se puede observar que el mayor deterioro se da en las financieras reguladas y en menor medida los bancos.

Mientras las financieras alcanzan hasta 16.1 por ciento de su cartera como tipo E, en los bancos el promedio hasta el 31 de marzo era de 2.11 por ciento.

Te interesa leer: Caruna, ¿qué pasó con el dinero de los ahorrantes?

Si bien la cifra es moderada, es el triple que en marzo de 2018, cuando apenas el 0.7 por ciento de la cartera bruta estaba en esa categoría.

El incremento en el riesgo crediticio se atribuye directamente a la recesión económica que acumula 10 meses consecutivos, según reporta el último Informe de Coyuntura de la Fundación para el Desarrollo Económico y Social (FUNIDES).

Casi 141 mil han perdido sus empleos formales

Según Funides desde marzo de 2018 hasta febrero de este año han salido del Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS) 140,961 personas, lo que es un indicativo del comportamiento del empleo formal.

Se prevé que en marzo y abril salieron más personas de la lista de afiliados, como resultado de la reforma a la seguridad social que, entre otras cosas, elevó el aporte patronal, incidiendo en la estructura de costos de las empresas.

Esto produjo que las empresas nicaragüenses quedaran en total desventaja respecto a sus competidoras de la región, pues los empleadores locales tienen la cuarta tasa aportación más alta de América Latina.

0 0 vote
Valorá este artículo


ETIQUETAS:  



Artículos relacionados


Debate

guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments

Donale a la manada

Con tu donación ayudás a generar contenido informativo y de análisis de calidad para crear una ciudadanía informada.
o Donar mensualmente