Moneda

Nicaragua se compromete a eliminar uso del mercurio en la minería »

Nicaragua se compromete a eliminar uso del mercurio en la minería

Actividad minera en Nicaragua. FOTO: Cortesía de la Cámara Minera de Nicaragua (Caminic)

4to Mono

@4to_mono

//

La minería industrial desde hace muchos años descartó el uso del mercurio en sus prácticas, con este convenio, se apoyará a la minería artesanal para lograrlo también

En la última década la actividad minera se consolidó como uno de los motores de crecimiento de la economía nicaragüense. Beneficiadas por las alzas en el precio internacional, las exportaciones de oro han competido con el café y la carne por el primer lugar en la lista de exportaciones, con aportes cercanos a los 500 millones de dólares anuales.

Sin embargo, la explotación minera sigue enfrentando críticas de muchos sectores que la relacionan con el deterioro ambiental. Esto a pesar de que la actividad vive en constante evolución y modernización de sus prácticas para reducir el impacto ambiental.

También hemos escrito: No toda la madera sale de los bosques»

En los últimos años se han realizado en el país diversos esfuerzos para reducir los efectos de la explotación minera en el medio ambiente. También en la salud de los trabajadores del sector y habitantes de las comunidades cercanas a las minas. El más reciente fue la ratificación del Convenio de Minamata sobre el uso del mercurio, que entró en vigencia en 2017.

El objetivo del convenio es proteger la salud humana y el medio ambiente de las emisiones y liberaciones antropogénicas de mercurio y compuestos de mercurio.  Para garantizar este objetivo, el convenio incluye diversas medidas, entre ellas el control del suministro y comercio del producto.

Reducción será gradual

“En virtud de otras medidas se controlan los productos con mercurio añadido y los procesos de fabricación en los que se utiliza mercurio o compuestos de mercurio, y se fiscaliza también la extracción de oro artesanal y en pequeña escala”, detalla el convenio.

Según el convenio, a través de la adopción de mejores prácticas ambientales, las emisiones y liberaciones de mercurio se reducirán de manera gradual. Esto se realizará de manera flexible, de acuerdo a lo establecido en los planes de desarrollo de cada país. También incluye medidas para el almacenamiento provisional “ambientalmente racional” del mercurio, sus desechos y los sitios contaminados.

Puede leer también: Reforma fiscal agudizó crisis del sector agropecuario»

Además, contempla otorgar apoyo financiero y técnico a los países en desarrollo y  economías en transición. Estos recursos propiciarían el fortalecimiento de las capacidades nacionales destinadas a la gestión del mercurio y garantizar la aplicación eficaz del convenio.

Las medidas que incluyen en el convenio se aplicarán a las actividades de extracción y tratamiento artesanal y a pequeña escala de oro. Algunas de estas todavía utilizan amalgama de mercurio para extraer el oro. La minería industrial ha suprimido el uso de este producto y esa práctica.

En memoria de las víctimas

“Cada parte en cuyo territorio se realicen actividades de extracción y tratamiento de oro artesanales y en pequeña escala sujetas al presente artículo adoptará medidas para reducir y, cuando sea viable, eliminar el uso de mercurio y de compuestos de mercurio de esas actividades y las emisiones y liberaciones de mercurio en el medio ambiente provenientes de ellas.

El convenio adoptó en nombre de Minamata en recuerdo de las dos víctimas más conocidas. Las hermanas, de dos y cinco años, que en 1956 en la bahía de Minamata (Japón), fueron diagnosticadas con envenenamiento por mercurio. Ellas se convirtieron en símbolo. Y representaron a decenas de miles de adultos, niños y nonatos que padecían lo que ahora se conoce como la enfermedad de Minamata.

“Al igual que muchos contaminantes, el mercurio no solo afecta a víctimas individuales. Causa daños a comunidades enteras. Agrava la pobreza, exacerba los conflictos y aleja aún más las posibilidades de lograr la igualdad”, dice Antonio Guterres, secretario general de la Organización de Naciones Unidas (ONU).

Guterres también invita a tomar como ejemplo a una joven madre que trabaja en la extracción del oro artesanal. “Mientras que ella sufre los efectos directos del envenenamiento por manipulación del mercurio en su puesto de trabajo, muchísimos otros –incluidos sus hijos– se ven perjudicados por el daño que causa esa sustancia en el medio ambiente”, señala el secretario general de la ONU.

También deben informar

El depositario del acuerdo es el Secretario General de la ONU. Los países también se comprometen a divulgar información para que la población conozca los efectos del mercurio y de los compuestos de mercurio para la salud y el medio ambiente.

“Cada Parte (Estado) utilizará los mecanismos existentes o considerará la posibilidad de establecer mecanismos, tales como registros de liberaciones y transferencias de contaminantes, si procede, para la recopilación y difusión de información sobre estimaciones de las cantidades anuales de mercurio y compuestos de mercurio que se emiten, liberan o eliminan a través de actividades humanas”, dice el convenio.

La suscripción del convenio también obliga a Nicaragua a realizar una evaluación inicial. Luego un plan de aplicación del convenio que de acuerdo a las circunstancias podrá analizar y actualizar.  Además, deberá entregar informes periódicamente a la instancia establecida en el convenio. Dichos reportes deben incluir, las medidas adoptadas para su aplicación, su eficacia y los desafíos que enfrentará para implementarlas.

En seis años será evaluado

En un plazo máximo de seis años a partir de la entrada en vigencia, una instancia rectora  evaluará la eficacia del convenio. Dicha valoración deberá fundamentarse en información científica, ambiental, técnica, financiera y económica.

Para Guterres el convenio de Minamata es la oportunidad para romper un ciclo de miseria. Mejorar la salud de las personas en todo el mundo y acelerar la transición a una economía más verde y justa.

“Doy las gracias a todos los que han trabajado arduamente para ratificar este Convenio. Sin embargo, lo más difícil está por venir, porque toca ahora implementarlo con rapidez y eficacia. Para reducir al mínimo los riesgos que la amenaza tóxica de envenenamiento por mercurio plantea para las comunidades en todas las regiones”.

Antonio Guterres, secretario general de la Organización de Naciones Unidas (ONU)
0 0 vote
Valorá este artículo


ETIQUETAS:  



Artículos relacionados


Debate

guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments

Donale a la manada

Con tu donación ayudás a generar contenido informativo y de análisis de calidad para crear una ciudadanía informada.
o Donar mensualmente