Monólogo

El FSLN: De la solidaridad al desprecio internacional»

El FSLN: De la solidaridad al desprecio internacional

Irán, otra dictadura, es uno de los pocos regímenes cercanos a la dictadura de Ortega y Murillo. Foto tomada del 19 Digital, CCC

Avil Ramírez

@AvilRamirez

//

En los 80 el FSLN y su revolución eran un éxito de relaciones públicas a nivel internacional, aunque a lo interno los nicaragüense sabíamos que tras la fachada había un régimen autoritario. Hoy de esa imagen, y del Frente, no queda ni la sombra

La revolución sandinista iniciada en julio 1979, despertó enormes muestras de solidaridad internacional, especialmente en América Latina y Europa. También en Estados Unidos, muchos representantes y senadores, abiertamente exteriorizaban su respaldo a los» muchachos», como se les decía a lo interno del país.

Era tanta la repulsión al dictador saliente Anastasio Somoza Debayle, que se formaron brigadas internacionalistas de voluntarios chilenos, argentinos, panameños, costarricenses y hasta europeos, como el español Javier Nart, ahora eurodiputado que se ha convertido en uno de los principales críticos de Daniel Ortega en el Parlamento Europeo.

Dos de los más conocidos guerrilleros extranjeros que participaron en la revolución fueron el cura español Gaspar García Laviana, quien murió en un enfrentamiento con la Guardia Nacional en Rivas en 1979; y el panameño Hugo Spadafora, el ex viceministro de Salud en el Gobierno de Torrijos. Que nuevamente en 1983, tomó las armas esta vez para combatir al FSLN al lado de Edén Pastora en la Alianza Revolucionaria Democrática (ARDE).

Spadafora fue asesinado posteriormente por órdenes de Manuel Antonio Noriega, el hombre fuerte de Panamá al morir Torrijos en un accidente aéreo no esclarecido.

40 años después, casi nadie en el exterior apoya a Ortega

Mientras Spadafora se desencantó prontamente de sus antiguos camaradas del FSLN, otros siguieron fieles durante la década de los 80, como Felipe Gonzáles, Olof Palme, Francois Mitterrand, o los legisladores demócratas norteamericanos Christopher Dodd, Edward Kennedy, John Kerry o Bernie Sanders. Los que aún viven, reniegan de Ortega.

Cuatro décadas después, los comités de solidaridad existen, pero en contra del FSLN de Daniel Ortega y su esposa, la vicepresidente Rosario Murillo. Roma, París, Berlín, Washington, Santiago, Ottawa…y en muchas otras ciudades en todo el mundo el rechazo al Gobierno sandinista, es más que evidente. Igualmente, los gobiernos de casi toda América Latina (excepto San Vicente y las Granadinas y por supuesto Cuba y Venezuela; además de Taiwán.

Si bien es cierto que no todos se expresan abiertamente en contra del régimen; como quienes se abstienen en la OEA: México, Argentina, Honduras o Guatemala, no significa que respaldan a Ortega y Murillo y su represión indiscriminada y que ha sido considerado crímenes de lesa humanidad.

En los 80 el FSLN tenía muchos aliados

Ortega Saavedra, en 1987 se daba el lujo desde Washington de dirigirse al pueblo estadounidense en el National Press Club. Alardeando del rechazo de América Latina y el Caribe, Canadá, Europa "y todo el mundo», a la política del presidente norteamericano Ronald Reagan. Eso ya es historia.

Es más, en los años 80, Ortega y el FSLN tenían importantes aliados en el congreso norteamericano. En la actualidad, una de las pocas posiciones bipartidistas en las que coinciden los irreconciliables republicanos y demócratas, es en el rechazo al régimen de Ortega.

Ni Cuba, ni Irán, ni Corea del Norte logran hacer coincidir a los dos grandes partidos estadounidenses en un asunto como el repudio a Ortega. Por lo que analistas consideran que no importa que se reelija Donald Trump o triunfe Joe Biden, la presión continuará contra Ortega y su esposa.

Tampoco lideres izquierdistas de Latinoamérica como Pepe Mujica, a quien Ortega impidió el ingreso al país a recibir un doctorado honoris causa; se atreven a emitir una declaración a favor de Ortega. Más bien, ha criticado su proceder.

Ni siquiera el populista español Pablo Iglesias, se atreve a respaldar al septuagenario caudillo sandinista. En junio 2018 dijo: "Los fantasmas de los muchachos en las trincheras; los barrios congregados bajo la frontera de adoquines, la universidad tomada, la solidaridad del agua, de la comida; Monimbó, Matagalpa, Estelí, León, Masaya, Granada; es un polvorín del resentimiento acallado. Nos hicieron alabarlos, pero por dentro, nos engañaban. Desde mi estudio vi caer los arbolatas; bajar con furia de los mástiles la pobre bandera rojinegra, el símbolo otrora de rebelión, trasmutado en símbolo de opresión. Nunca vuelvan a preguntarme si fue en vano la revolución.  Se hereda el ardor contra los tiranos" recitando a Gioconda Belli antes de entrevistarla en su programa de televisión.

Iglesias, el mismo que respalda a Nicolás Maduro, no se atreve a hacer lo mismo con Ortega y su esposa. Así de mal está el régimen en el exterior.

Hasta la Internacional Socialista, expulsó al FSLN

Es más, la Internacional Socialista, defensora a ultranza del FSLN durante la revolución en los años 80; y aún después de la victoria de la presidente Violeta Barrios de Chamorro en 1990. No solo alejó del sandinismo, sino que en 2019 expulsó al FSLN de su seno, como miembro de la importante organización.

El anuncio lo hizo a finales de 2019, el mismo Partido Socialista Obrero Español (PSOE) que tantas veces defendió al FSLN. El argumento fue: "el Consejo de la Internacional Socialista en República Dominicana, ha decidido expulsar al FSLN de la organización por; las violaciones de Derechos Humanos y de los valores democráticos cometidas por el régimen de Ortega en Nicaragua. El socialismo es incomptatible con la tiranía".

Ortega supera a Somoza, en cuanto a rechazos internacionales

Daniel Ortega y Rosario Murillo han merecido condenas de la Organización de los Estados Americanos, la Organización de las Naciones Unidas, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Amnistía Internacional, Human Right Watch, el Congreso de los Estados Unidos, el Parlamento Europeo, la Comisión Europea, la Sociedad Interamericana de Prensa y decenas de organizaciones internacionales.

El dictador de ahora, está más solo que Anastasio Somoza en su peor momento; mientras héroes como doña Flor y doña Coquito en Managua; Lenín Salablanca en Juigalpa; la familia de Byron Estrada en León; don Alex Vanegas, exiliado en San José; junto a la gallardía de Amaya Coopens en donde se encuentre. Así como de muchos héroes anónimos que luchan por una Nicaragua Libre, como la soñaron nuestros padres y abuelos, deberá prevalecer.

5 1 vote
Valorá este artículo


ETIQUETAS:  



Artículos relacionados


Debate

guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments

Donale a la manada

Con tu donación ayudás a generar contenido informativo y de análisis de calidad para crear una ciudadanía informada.
o Donar mensualmente