Monólogo

La difícil relación de Daniel Ortega con la Santa Sede»

La difícil relación de Daniel Ortega con la Santa Sede

Foto tomada del portal oficial El 19 Digital

Avil Ramírez

@AvilRamirez

//

Las malas relaciones con los representantes de la Iglesia Católica han sido una de las características de la diplomacia de Daniel Ortega en cuyo historial se cuentan malas relaciones con tres pontífices

Daniel Ortega ha tenido diferencias profundas ─públicas y privadas─ con la Santa Sede. Las tuvo con el ahora santo Juan Pablo II, también con Benedicto XVI y ahora con el actual papa Francisco. Un récord más, en los 24 años en los que ha detentado la primera magistratura de Nicaragua el veterano e insustituible dirigente sandinista.

Con el pontífice actual, Jorge Mario Bergoglio las relaciones diplomáticas han sido complicadas. Tanto así, que en menos de tres años se han nombrado cuatro embajadores; y dos ellos ostentan el récord de menor tiempo en el cargo.

Las diferencias con Juan Pablo II

Una carta que el Papa Juan Pablo II le envió a la Junta de Gobierno en marzo de 1980 afirmaba: "... hace falta que éste (el hombre), en un clima de auténtica libertad, garantizada adecuadamente por les normas que regulan les estructuras cívicas y sociales, pueda abrirse a la acción divina, que mediante la gracia de Cristo, Hijo de Dios y Salvador del hombre, lo libera interiormente del pecado y de sus consecuencias".

En julio de 2018, en medio de la rebelión cívica que dejó al menos 328 asesinados ─incluidos los que protestaban y unos cuantos policías y partidarios del régimen─ el diario español El País publicó el artículo El día que el Papa se enfrentó a los sandinistas; en él rememoró la visita de Juan Pablo II a Managua en marzo de 1983 y la calificó como la más dura de su pontificado.

La grande noche oscura

Trece años después, Juan Pablo II aceptó la invitación de la entonces presidenta Violeta Barrios de Chamorro para regresar a Nicaragua. La de 1996 fue una visita totalmente diferente a la de 1983; así lo destacó el pontífice durante su homilía. Juan Pablo II califica de "grande noche oscura" su anterior visita a la Nicaragua sandinista.

Durante el gobierno de Violeta Barrios de Chamorro, el papa Juan Pablo II visitó Nicaragua por segunda vez y recordó la difícil visita de 1983.
Imagen tomada de Internet

Después hasta se casó por la iglesia. Ya en la oposición, Ortega formalizó por la vía religiosa su relación con la actual vicepresidenta Rosario Murillo. La ceremonia la presidió el anterior feroz contrincante y después férreo aliado, cardenal Miguel Obando Bravo.

En esa época, cada vez que era visto en una iglesia, Ortega comulgaba y se persignaba. Luego, desde que retornó a la presidencia en 2007, en las actividades públicas se hacía acompañar de Obando, a quien el ahora santo Juan Pablo II, pocas horas antes de morir le aceptó la renuncia al cargo de titular de la Arquidiócesis de Managua; evento que el mismo Obando Bravo calificó como el "madrugazó", pues el papa la aceptó en su lecho de muerte.

También puede leer: Biden da giro de 180 grados a política migratoria con el Triángulo del Norte»

Desencuentros con Benedicto XVI

En 2007, pocas semanas después del regreso de Ortega al poder, en enero del 2007, se hizo pública su decisión de nombrar como embajador ante la Santa Sede a Álvaro Robelo González.

Según noticias de la época, Robelo era conocido por dos cosas: Por tener la nacionalidad italiana, se le impidió ser candidato a la presidencia de la República en las elecciones de 1996. También por la quiebra, en 1996, del Banco Europeo de Centroamérica (BECA).

"El Banco Europeo Centroamericano, de capital italiano, por desvió de fondos y mal manejo de su cartera de crédito, según resultados de la auditoría de la Superintendencia de Bancos, cuyas autoridades recomendaron su liquidación", según información que recoge La Prensa sobre la decisión tomada en 1996 por la Superintendencia de Bancos. Esa decisión fue revertida por la Sala Civil de la Corte Suprema de Justicia en julio de 2004.

Los cinco magistrados que votaron favorablemente a la demanda de Robelo fueron: Rafael Solís, Armengol Cuadra, Marvin Aguilar, Carlos Guerra y Yadira Centeno, todos militantes del FSLN.

Santa Sede aplica silencio diplomático a Robelo

En mayo del 2007, el diario La Prensa informó que El Vaticano no aceptó a Robelo como embajador. Habían transcurrido cuatro meses desde que el entonces canciller Samuel Santos había presentado la postulación de Robelo; el silencio diplomático de la Santa Sede dejó en evidencia que la propuesta de Daniel Ortega no había aceptada por el Vaticano.

En abril 2015 se conoció de otro caso en que El Vaticano guardó silencio diplomático, cuando la postulación del francés Laurent Stefanin no fue aceptada. El diplomático galo es abiertamente homosexual. Este junto al caso de Robelo, son dos de los poquísimos casos en que la Santa Sede ha procedido negándole el plácet de estilo.

Robelo culpó a la Iglesia

Pero el incidente no quedó en el silencio diplomático, sino que el rechazado embajador arremetió contra monseñor Jean Paul Gobel, nuncio apostólico de su santidad.

En declaraciones al desaparecido Nuevo Diario, Robelo dijo: "el nuncio es el jefe de una conspiración malvada y delincuencial; no contra mí sino en contra del Estado de Nicaragua y el mismo cardenal (Miguel) Obando".

El entonces vocero de la Conferencia Episcopal, Rolando Álvarez respondió: La Iglesia nunca conspira. La Santa Sede es libre de dar el plácet. La Iglesia nunca trama ningún tipo de cosas incorrectas y que no estén a la luz del día"; aseguró el que ahora es obispo de Matagalpa.

Finalmente Ortega designó a un diplomático que había ocupado el cargo durante el gobierno de Arnoldo Alemán Lacayo: José Cuadra Chamorro. Él fue aceptado por la Santa Sede en agosto 2007; así lo reportó La Prensa: El Vaticano al fin acepta a embajador nica. Supuestamente, Cuadra Chamorro era un protegido del cardenal Obando Bravo.

Al recibir las credenciales de Cuadra Chamorro, el papa Benedicto XVI dijo: "Los Obispos en su país, desde las estructuras nacionales y diocesanas y fieles a su misión estrictamente pastoral, ofrecen su disponibilidad a mantener un diálogo y una comunicación constante y sincera con el Gobierno; contribuyendo a que se den las condiciones esenciales que favorezcan una verdadera reconciliación, instaurando un clima de paz y de auténtica justicia social".

Cuadra Chamorro fungió poco tiempo como embajador de Ortega ante la Santa Sede. En abril 2008 presentó su renuncia.

También con el papa Francisco

La relación con el jesuita Jorge Mario Bergoglio ─primer papa latinoamericano en veinte siglos de existencia del catolicismo ─ la relación se ha caracterizado por el cambio constante de embajadores. Desde marzo de 2018 ─un mes antes del estallido de las protestas que fueron violentamente reprimidas─ a la fecha se han nombrado cuatro embajadores:

  • La profesora Esther Carballo
  • La graduada en ciencia sociales Gilda Bolt
  • La doctora Suyen Paguaga Estada y
  • El ex policía Francisco Bautista Lara.

En los casi ocho años de pontificado del papa Francisco, Paguaga es la "diplomática" que ha permanecido menos tiempo en el cargo: solo 46 días. Todo un récord muy difícil de igualar. Tan es así que no llegó a presentar las Cartas Credenciales que firmó Ortega para el papa.

El otro embajador que ha permanecido menos tiempo en el cargo después de Paguaga, es otro nicaragüense, el policía retirado, Francisco Bautista Lara, destituido el pasado 13 de febrero.

¿Por qué canceló Ortega al nombramiento del expolicía?

¿Qué propició la destitución de Bautista Lara?. Todo lo que se diga es especulación. Hay quienes hasta piensan que Ortega lo hizo para nombrarlo magistrado en su Consejo Supremo Electoral…pero.

Entonces ¿Qué ocurrió antes con los "embajadores" Carballo, Bolt y Paguaga? La pregunta queda sujeta a cualquier especulación. Lo cierto es que la carrera diplomática del embajador Bautista Lara fue tan efímera que no le dio ni tiempo de despedirse de los diplomáticos que visitó entusiastamente en los cuatro meses que fungió como tal.

"El liderazgo de la policía está lesionado. Está seriamente lesionado, igual que la autoridad gubernamental está lesionada" dijo Bautista Lara en entrevista con la periodista Jennifer Ortiz al referirse a la brutal represión desatada por el régimen a partir de abril 2018.

Sin embargo, el embajador Bautista Lara cambió su percepción. En 2019, después de haber afirmado que la policía debió haberse replegado al inicio de las protestas ciudadanas y nunca atacar a los manifestantes; se le vio aplaudiendo a Ortega durante al celebración de El Repliegue.

Para la historia

Para la historia queda lo dicho por el ahora Santo Juan Pablo II el 7 de diciembre de 1978, al recibir las Cartas Credenciales del último embajador de Anastasio Somoza Debayle: "Quiero por ello atestiguar aquí mi estima y confianza hacia su noble País, del cual sigo de cerca, y no sin preocupación, la marcha diaria de sus acontecimientos".

Domingo Salinas, fue el embajador de Somoza y estuvo en el cargo siete meses, casi el doble que Bautista Lara. ¿Quién será el último embajador de Daniel Ortega ante el papa?

Mientras tanto, Ortega quedará para la historia como el mandatario que tuvo conflictos con tres sumos pontífices. Se le recordará también por lo ocurrido durante su período: la expulsión de sacerdotes, la negación de franquicias a Caritas, la quema de la sagrada imagen de la Sangre de Cristo, el exilio al que envió al obispo auxiliar Silvio Báez y el tildar a los obispos de terroristas y golpistas, entre otras cosas.

3 2 votes
Valorá este artículo


ETIQUETAS:  



Artículos relacionados


Debate

guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments

Donale a la manada

Con tu donación ayudás a generar contenido informativo y de análisis de calidad para crear una ciudadanía informada.
o Donar mensualmente