Monólogo

La diplomacia de las vacunas: el nuevo orden mundial»

La diplomacia de las vacunas: el nuevo orden mundial

Imagen tomada del portal oficial El 19 Digital

Alfonso Rosales

@alfonso76657962

//

En la batalla por controlar la pandemia de covid-19, los esfuerzos por poner a disposición la vacuna han llevado a empresas privadas occidentales a competir con institutos públicos de países como Rusia y China que además de conquistar nuevos mercados buscan ampliar sus áreas de influencia

Era inevitable y se ha cumplido. La carrera por encontrar y suministrar una vacuna contra el coronavirus ha ido más allá del ámbito sanitario y farmacéutico; para convertirse en una pugna geopolítica de alcance mundial. Empresas privadas occidentales compiten con las poderosas maquinarias de institutos públicos de países como Rusia y China; está en juego, la conquista de nuevos mercados y algo más.

Actualmente, y a casi tres meses del desarrollo de vacunas contra el coronavirus, apenas el 3 por ciento de la población mundial está vacunada; pero las diferencias entre los países son abismales. Mientras en Israel y en los Emiratos Árabes Unidos más de 6 de cada 10 habitantes ya han recibido al menos una dosis; en África el porcentaje es prácticamente cero.

También puede leer: ¿Qué se puede imitar de la exitosa campaña de vacunación de Chile?»

En este contexto las vacunas se han convertido en un arma en la batalla geopolítica por ganar zonas de influencia. En esta pelea, Rusia y China intentan, y están consiguiendo, ocupar un espacio estratégico en este nuevo escenario sanitario.

Esto es así porque Estados Unidos solo ha autorizado las vacunas de Pzifer y de Moderna; y la Unión Europea ha sumado AstraZeneca a estas dos. Mientras tanto, Rusia y China disponen de sus propias vacunas; que si bien al principio fueron vistas con recelo por la falta de datos sobre su eficacia y seguridad, ahora se están viendo avaladas. Ese es el caso de la rusa Sputnik V, a la que se le han abierto nuevos mercados. Tras el informe de la revista científica Lancet, la Unión Europea está dispuesta a incorporarla, e incluso podría ser producida en territorio alemán.

Soft power chino y ruso amplía su red

Por su parte China dispone de dos sueros: Sinopharm y Sinovac, este último desarrollado por un laboratorio privado. Para distribuirlos, el país asiático ha tejido redes de exportación a países de América Latina y África. Incluso, en la Asamblea Mundial de la Organización Mundial de la Salud (OMS) ─celebrada el pasado mayo─ el presidente Xi Jinping calificó la vacuna china como un “bien público global”.

En la lucha por controlar la pandemia, los intereses y egoísmos nacionales se han vuelto a imponer sobre el multilateralismo propuesto por la OMS; y mientras Occidente se repliega sobre sí mismo, el soft power chino y ruso amplía su red.

El autor también escribió: ¿Por qué en México la Covid mata a tantos? ¿Será culpa de la diabetes y la obesidad?»

El reciente enfrentamiento entre la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, y AstraZeneca ilustra muy bien la tensión por este tema. Mientras los países occidentales solo creían hasta ahora en sus propias vacunas, Rusia y China les ganan por la mano en los mercados internacionales.

Una competencia estratégica que ha generado diferencias; porque las naciones más ricas ─en un sálvese quien pueda─ han acaparado el 90 por ciento de las dosis de las dos vacunas estadounidenses. Esto dejará huella entre los países pobres, privados de poder acceder a ellas.

Latinoamérica con poco acceso a las vacunas

"Al momento, en Latinoamérica solamente 12 países tienen acceso a las vacunas. Pero las dosis aplicadas en la región solo representan el 6.1 por ciento del total aplicadas en todo el mundo; muy poco comparado con el 30 por ciento administrado solo en Estados Unidos. La primer potencia mundial tiene casi 5 veces más acceso a las vacunas que todos los países de Latinoamérica juntos. Un claro testimonio de la inequidad global que inunda nuestro mundo actual".

Alfonso Rosales, médico epidemiólogo

Otro escrito de este autor: ¿Un nuevo mundo post-Covid? ¿A quién sepultará?»

La estrategia china pasa por presumir de haber prácticamente erradicado la pandemia en el país; tener una considerable capacidad de producción; ofrecer una vacuna de uso sencillo y una distribución rápida y barata para los países en desarrollo. La influencia china en países africanos, que empezó en los años sesenta del siglo pasado y se tradujo en una diplomacia sanitaria durante la crisis del ébola, se verá afianzada con el suministro de sus vacunas a muchos países.

En cuanto a Rusia, más de 50 países de Latinoamérica, Oriente Medio y exrepúblicas soviéticas han cerrado contratos para adquirir la Sputnik V.

Batalla geopolítica para ganar zonas de influencia

La batalla de China y Rusia no es solo comercial con las grandes multinacionales farmacéuticas occidentales; sino especialmente geopolítico para seguir ganando zonas de influencia económica, logística y diplomática en diversas regiones del mundo.

Es obvio que las vacunas rusas y chinas no llegan a estas zonas de modo altruista o sin condiciones. Estos estados serán cada vez más dependientes de Rusia y de China, como ya está sucediendo en regiones de América Latina y África. Son naciones que dependen en gran manera de la ayuda exterior; y donde especialmente China despliega su poder diplomático y comercial en forma de contratos a largo plazo en los sectores de energía e infraestructura.

Es un reflejo de cómo el nuevo orden mundial surgido de la posguerra está siendo reemplazado por el avance de poderes autoritarios. La incomparecencia de Estados Unidos y de Europa está haciendo que Rusia y China consoliden y amplíen sus intereses en diversas zonas del mundo; gracias a la diplomacia de las vacunas. Un nuevo orden mundial se avecina, un nuevo orden viral.

*El autor es médico epidemiólogo, salvadoreño radicado en Estados Unidos

5 3 votes
Valorá este artículo


ETIQUETAS:  



Artículos relacionados


Debate

guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments

Donale a la manada

Con tu donación ayudás a generar contenido informativo y de análisis de calidad para crear una ciudadanía informada.
o Donar mensualmente