Distopía

Los movimientos de jóvenes enfrentan tres batallas y podrían perder su Norte»

Los movimientos de jóvenes enfrentan tres batallas y podrían perder su Norte

Los jóvenes que asumieron y lograron conquistar el reto de organizarse para participar en el primer diálogo nacional, están enfrentando los vicios de la vieja política. Foto: Cortesía

Lucydalia Baca Castellón

@bacalucydalia

//

Los líderes de los movimientos de jóvenes, que con dificultad superan los 20 años, deben aprender a lidiar con los vicios de los viejos políticos, sus propias desavenencias y la necesidad de diseñar una agenda que conquiste la imaginación de sus coetáneos

La Rebelión de Abril fue empujada por jóvenes y dio paso al surgimiento de una serie de líderes. Desde 2018 desde la Alianza Cívica y la Unidad Nacional Azul y Blanco (UNAB), han sido parte de las iniciativas impulsadas para resolver la crisis. Y como parte de esos esfuerzos, apoyaron el ingreso de los partidos políticos a la gran  Coalición Nacional que pretenden consolidar.

Pero ahora, muchos de ellos considera que los partidos, aprovechando los viejos vicios de la política tradicional, quieren dejar fuera a las organizaciones juveniles. Esto además de atentar contra endeble unidad que comenzaba a forjarse, mantiene a las organizaciones juveniles  enfrentando una triple batalla.

También puede leer: Los retos de la Coalición Nacional ahora que hubo firma»

Los movimientos de jóvenes frente a la vieja política

La principal batalla es contra los partidos políticos que se resisten a concederles los espacios que ellos exigen en la Coalición. La otra es entre ellos mismos, para elegir entre tanto grupo, a los líderes que los representarán en los espacios que reclaman. Y una más, con la mayoría de jóvenes opositores, que no pertenecen a ninguna organización que se sienten traicionados por los rostros más visibles de las organizaciones que dicen representarlos.

El 30 de marzo pasado, los cuatro movimientos juveniles que integran la Alianza Cívica, presentaron una solicitud formal a la Mesa Multilateral. Pedían voz y voto para participar en el proceso de diseño de la Coalición Nacional. Pero hasta ahora siguen esperando respuesta.

“La solicitud la hicimos porque entendimos que la presencia de los jóvenes no era tema de agenda ni de preocupación. Eso nos pareció desleal con el principio de abril que marcó un hito histórico y fue administrado en su mayoría por jóvenes, apoyados por diversos movimientos y la ciudadanía en general”.

Lesther Alemán, Alianza Universitaria Nicaragüense (AUN)

Solo la Alianza Cívica y el Movimiento Campesino los respaldaron

En ese momento, la petición solo fue respaldada por la Alianza Cívica y el Movimiento Campesino (MC). La UNAB no tenia clara la posición que tomaría y los cuatro miembros restantes de la Coalición la rechazaron.

Luego, la Coalición Nacional anunció que el 12 de mayo había resuelto abrir un espacio al sector juventud. “Con tres delegados escogidos por ellos”. Pero con un solo voto, tal como ocurre con el resto de integrantes.

Para Alemán esa decisión demuestra que los partidos a los que ellos mismos invitaron a la Coalición, quieren excluirlos de la toma de decisiones. Y otorgarles espacio únicamente para tener quien los escuche, atraer el apoyo popular y completar la foto en las actividades públicas.  Además, ese esquema garantizaría la hegemonía de los partidos a lo interno de la Coalición. Ya que son cuatro contra tres organizaciones de la sociedad civil.

Partidos rechazan en bloque

Hasta ahora, Fuerza Democrática Nicaragüense (FDN) --que aunque no es partido se ha plegado a ellos--, Partido de Restauración Democrática (PRD), Partido Liberal Constitucionalista (PLC) y Yapti Tasba Maraska Nahih Aslatakanka (YATAMA), se niegan a permitir el ingreso de las organizaciones juveniles, bajo las condiciones que ellos exigen. Además, les cuestionan quiénes son y a quién representan.

Mientras los grupos juveniles que integran la Alianza Cívica seguían esperando respuesta, las  quince  organizaciones juveniles que integran la UNAB (aunque otros dicen que son cinco y que se subdividen), ocuparon el espacio que les ofreció la Coalición.

En medio de esta discusión la Alianza Cívica anunció el martes 21 que se tomará una semana para negociar directamente con cada miembro de la Coalición el tema de la integración de los jóvenes y el artículo transitorio que firmaron hace un mes y que los partidos no han querido discutir.

Puede leer también: Cambio de reglas en elección del PLC mete más ruido a la oposición»

La batalla entre los mismo jóvenes

Y en medio de algunos abandonos y reintegros, los grupos de jóvenes de la UNAB ahora tienen una propuesta. Piden que la Coalición abra cuatro espacios con voz y voto. Estos se otorgarían a las organizaciones juveniles de: la Alianza Cívica, la UNAB, el Movimiento Campesino y de los Partidos Políticos. Además, exigen que los integrantes de la Coalición sean elegidos dentro de algunos rangos de edad. Con ello pretenden garantizar la presencia de un 50 por ciento de jóvenes.

Sin embargo, esta propuesta es rechazada incluso por algunos dirigentes de otros movimientos estudiantiles. Temen que replique el modelo 50-50 con el que el régimen ha querido aparentar la participación de la mujer. Y que ha demostrado ser un total fracaso.

Quienes se oponen a esa propuesta consideran que el ímpetu y las nuevas ideas de la juventud deben complementarse con la experiencia de los adultos. Y que esto no se logra a través de cuotas, sino del diálogo franco que permite llegar al consenso.  

Luis Blandón de la Juventud Renovadora, del Movimiento Renovador Sandinista (MRS) rechaza el mecanismo sugerido por las organizaciones juveniles de la Alianza y la UNAB. Lo considera sectario y excluyente. Ya que la mayoría de los jóvenes nicaragüenses no pertenece a ninguna de las organizaciones para las que se está solicitando espacio.

Además de la discusión interna entre los jóvenes, los cuatro partidos políticos rechazan también esa propuesta de la UNAB. Aducen entre otras cosas, que al otorgar voz y voto a estos cuatro movimientos, se duplicará el voto de las organizaciones a las que pertenecen.

Organizaciones deben priorizar las demandas amplias del sector joven

Blandón asegura que el problema no radica en la cantidad de espacios ni de votos que le otorguen a los jóvenes en la Coalición, sino en la capacidad de los líderes juveniles para lograr el consenso y llevar a ese espacio las demandas de toda la juventud nicaragüense.

“Necesitamos una unidad amplia donde apostemos a construir de manera más ordenada. Pero sobre todo aplicando desde la coherencia el diálogo. Porque podemos coincidir en todo, pero si no dialogamos no vamos a lograr nada. Inclusive en la Coalición aunque se abran los espacios. Para tener incidencia debemos de empujar en todos estos espacios una agenda común que incluya a jóvenes organizados y también a los no organizados”.

Luis Blandón de la Juventud Renovadora, del MRS

El líder estudiantil y ex-reo político Bayron Estrada Corea, también rechaza las propuestas de las organizaciones juveniles de la Alianza y la UNAB. Considera que algunos de los líderes de estas organizaciones han desviado de su lucha los objetivos de la Rebelión de Abril.

Además, asegura que los estudiantes no deben incorporarse en espacios integrados por partido políticos. Ya que eso significa seguir violando la autonomía universitaria, tal como lo hace actualmente el régimen. Además, al sectorizar la participación de los jóvenes se excluiría a la gran mayoría. Que son los que no pertenecen a ninguna de las organizaciones que tendrían representación en la Coalición. También a otros movimientos entre ellos los ambientalistas, culturales, de la diversidad sexual y otros.

La tercera batalla, concretar una agenda centrada en los jóvenes

“Propongo un sector juvenil independiente de la Alianza Cívica y de la Unidad Nacional... Diseñar una agenda juvenil plural, que tenga como principio la ley del primer empleo, de la autonomía universitaria y otras que nos garanticen espacios territoriales desde donde podamos decir qué queremos como juventud”, aconseja Estrada.

Estrada también aconseja no repetir los vicios de Ortega. Prohibir la reelección en estos nuevos espacios de participación. También abandonar los viejos vicios de la política tradicional en los que predomina el interés por figurar. Pero fundamentalmente, dejar de ver a Nicaragua como un pastel que se van a repartir.

“Ahorita en lo que deben enfocarse los lideres de esas organizaciones juveniles y la pelea que deben dar, es únicamente para conseguir la confianza de toda la juventud nicaragüense para luego demostrarles que llevaran sus necesidades a los espacios de toma de decisión”.

Bayron Estrada Corea, líder estudiantil y ex-reo político

Wendy Juárez, considera que si quince movimientos tan diversos, como los que integran la UNAB han podido ponerse de acuerdo, también lo podrán hacer los demás.

Para estos movimientos lo más importante es salir de la dictadura y a los jóvenes que aún no pertenecen a ningún grupo les aconsejan organizarse. También dicen estar abiertos a la negociación y a conseguir el consenso con el resto de organizaciones tanto dentro de Nicaragua como en el exilio.

5 2 votes
Valorá este artículo


ETIQUETAS:  



Artículos relacionados


Debate

guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments

Donale a la manada

Con tu donación ayudás a generar contenido informativo y de análisis de calidad para crear una ciudadanía informada.
o Donar mensualmente