Distopía

Mientras Ortega siga en la política, Nicaragua seguirá inestable»

Mientras Ortega siga en la política, Nicaragua seguirá inestable

Foto: Cortesía

Lucydalia Baca Castellón

@bacalucydalia

//

Estudio de Funides determina que estallido social de 2018 se venía gestando por años y que la permanencia de Daniel Ortega en la política, ya sea desde el gobierno o "desde abajo" como opositor, seguirá provocando inestabilidad

El estallido social de abril de 2018 sorprendió a muchos. Sin embargo, un estudio demuestra que el descontento social venía gestándose desde mucho antes y simplemente alcanzó su cúspide. Aunque actualmente la criminalización del derecho a protestar impide que los ciudadanos se expresen libre y masivamente.

Pero todo indica que mientras Daniel Ortega siga dentro del panorama político nicaragüenses, ya sea desde el gobierno o liderando la oposición, el país seguirá convulsionado.

Puede leer también: La historia política de Nicaragua, 200 años de anarquía»

Incluso, independientemente de que Ortega gane o pierda las elecciones, el controversial proceso electoral previsto por ley para noviembre de 2021, podrían dar paso a una nueva oleada de protestas violentas de gran intensidad. Así lo determina el estudio: Nicaragua en Movimiento: análisis de las protestas 2016-2020, realizado por la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides).

Represión frenaría protestas

El estudio presentado por el sociólogo Sergio Cabrales y el economista Álvaro López Espinoza, contabiliza 3 mil eventos de protesta registrados entre el 1 de enero de 2016 y el 31 de julio de 2020. Además, incluye la creación del Índice de Intensidad de estas.  

También puede leer: Pese a críticas, encuesta revela que salida a la crisis es electoral»

“Es bastante predecible que antes de las elecciones de 2021 no habrá una oleada de protestas como la registrada hace dos años. Las actuales características autoritarias del régimen inhibirían inmediatamente un levantamiento tal como sucedió en noviembre 2019”.

Sergio Cabrales, sociólogo

Los investigadores también advierten, que de mantenerse las actuales condiciones, desde ahora y hasta antes del proceso electoral el riesgo de represión a posibles protestas sería alto. Por tanto, los ciudadanos opositores al régimen tendría miedo y no se sumarían.

¿Qué decisión tomará Ortega?

Sin embargo,  de cara a las elecciones de 2021 el régimen debe elegir entre dos opciones que determinarán el panorama político del país. Una primera opción sería conceder condiciones mínimas aceptables para las elecciones.

Esto sería percibido por la población como  el otorgamiento de algunas libertades y propiciaría el resurgimiento de las protestas. Las movilizaciones no solo estarían enfocadas en demandas políticas, sino también sociales y económicas.

También hemos escrito: La Justicia Transicional debe convertirse en el mecanismo para impedir la impunidad»

El otro camino es negar las condiciones mínimas para que se realice un proceso electoral competitivo  y que la oposición de desvincule de él. En este caso, la persistencia del autoritarismo impediría que se desarrollen acciones de protesta.

De optar por este camino y teniendo en cuenta la presión internacional para forzar una salida electoral a la crisis, la legitimidad de los Ortega-Murillo se debilitaría aún más y la crisis se prolongaría.

Posibles escenarios postelectorales

En el caso de que las presiones surjan efecto y el régimen conceda las condiciones minimas para la realización de un proceso creíble, Funides plantea tres posibles escenarios:

  1. Elecciones competitivas con un triunfo opositor. El proceso de transición hacia un nuevo gobierno sería el detonante para el retorno de las protestas masivas. El nuevo gobierno enfrentaría la proliferación de demandas económicas y sociales que serían instrumentalizadas por el sandinismo en su rol de opositor. Retomando el modelo de mando “desde abajo”  utilizado durante los 16 años (1990-2006) que lideraron la oposición escalarían las protestas. Es de esperarse un ambiente de inestabilidad, que solo podría contrarrestarse con maniobras políticas inteligentes.  
  2. Triunfo del FSLN en una elección  con estándares aceptables. Este podría ser resultado de la fragmentación de la oposición o de su incapacidad de capturar el voto mayoritario de la población. En este caso habría reanudación de las protestas y posiblemente enfrentarían menos represión. Ante el cumplimiento de las condiciones mínimas la comunidad internacional y otros actores podrían validar el resultado y el régimen saldría fortalecido y con mayor legitimidad para gobernar.
  3. Elecciones no competitivas con resultados manipulados para dar el triunfo al FSLN. Si no respetan la voluntad popular y manipulan los resultados a favor del FSLN se gestaría una nueva oleada de protestas de grandes magnitudes.  Esta se enfrentaría  represión y uso de la fuerza letal. Por su naturaleza el conflicto podría desencadenar violentos enfrentamientos políticos y desatar una nueva crisis.

Fragmentación de la oposición será relevante

Cabrales y López explican que estas son proyecciones que surgieron a partir del contexto actual, patrones de movilización de los últimos cuatro años y aspectos determinantes. Entre ellos: la naturaleza represora del régimen, la fuerza de la oposición y el posicionamiento de la población, el sector privado, la Iglesia católica y la comunidad internacional.

Otro tema relacionado: El FSLN post Ortega, entre la familia y la vieja guardia»

El grado de fragmentación de la oposición también será relevante, pues determinará los resultados de eventuales elecciones. Sin embargo, hay que dejarle espacio a la fuerza de la inercia. Ya que en un escenario critico y próximo al proceso electoral, las presiones podrían obligar a la oposición a comprimirse para ofrecer un candidato único.

“La posibilidad de unificación a pesar de diferencias internas no es descabellada. Pues tiene parangón con las elecciones de 1990 realizadas en el país”, dice Cabrales.

Oposición debe conquistar a votantes

El estudio realizado por Funides y presentado por el sociólogo Sergio Cabrales y el economista Álvaro López Espinoza, señala que en el cotexto electoral y post electoral, también tendrá mucho peso la opinión pública. Ya que las encuestas recientes demuestran que aunque el porcentaje de votantes que rechaza la continuidad del FSLN en el poder es alto, tampoco se identifican con los grupos opositores que lideran la lucha por la salida de Daniel Ortega del poder. Esto supone un gran reto para las alternativas opositoras que tendrán que motivar y conquistar a esos votantes que quieren un cambio.

5 2 votes
Valorá este artículo


ETIQUETAS:  



Artículos relacionados


Debate

guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments

Donale a la manada

Con tu donación ayudás a generar contenido informativo y de análisis de calidad para crear una ciudadanía informada.
o Donar mensualmente