Moneda

El INSS tiene salvación, si se sigue este plan paso a paso»

El INSS tiene salvación, si se sigue este plan paso a paso

Lucydalia Baca Castellón

@bacalucydalia

//

Un reciente análisis de la situación financiera de la entidad advierte que “es esencial llevar a cabo una reforma integral que resuelva a fondo el problema y a largo plazo”

En abril del 2018 la imposición unilateral de una reforma a la seguridad social dio paso a la crisis sociopolítica en la que el país continúa inmerso. Aunque a los pocos días esta fue derogada, nueve meses después entró en vigencia. Incluso, con algunos cambios que causaron afectaciones mayores a empleados y empleadores.

Sin embargo, las finanzas de la entidad enfrentaban un proceso de deterioro, que las nuevas imposiciones no pudieron frenar. El fracaso, según los especialistas obedece a que las reformas no han sido profundas sino parches superficiales. Estos lo único que garantizaron, fue alargar la agonía.

También hemos escrito: El INSS, solo una de las pesadillas del próximo gobierno»

Las autoridades no escucharon la advertencia de que solo resolviendo los problemas de fondo que por años ha acarreado la institución, podrían alargar su vida útil.  A estas deficiencias y malos manejos se sumó que como consecuencia de la crisis se perdieron miles de empleos. Pérdida que mermo los ingresos por cotización que percibe el Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS).

En febrero de 2019 –último dato publicado por el Banco Central--  el número de asegurados activos se había reducido en más de 150 mil con respecto a los de abril de 2018.  En el periodo mencionado estos pasaron de 914,276 a 755,908.

Urge otra reforma, pero integral

Un reciente análisis de la situación financiera de la entidad advierte que  “es esencial llevar a cabo una reforma integral que resuelva a fondo el problema y a largo plazo”. Pero como requisito previo, es indispensable resolver la crisis socio-política  y que la reforma sea consensuada a través de diálogo social.

El estudio La Seguridad Social en Nicaragua: diagnóstico y recomendaciones para su reforma, detalla que por decenios el sistema de seguridad social nicaragüense ha tenido problemas profundos. Entre ellos se menciona la cobertura; también pensiones muy bajas, enormes gastos administrativos y falta de sostenibilidad financiera, entre otros.

El análisis fue elaborado por el Instituto Nicaragüense de Investigaciones y Estudios Tributarios (INIET). El investigador principal fue Carmelo Mesa-Lago, que contó con la colaboración de los especialistas locales: Adolfo José Acevedo Vogl, Manuel Israel Ruiz Arias y Sergio Santamaría.

Las principales causas de la crisis

Según uno de los colaboradores, las principales causas del naufragio financiero del INSS son:
El mercado laboral nicaragüense, sobre el que recae la recaudación de ingresos del INSS, genera predominantemente empleo de muy baja productividad.

Además, el salario promedio real de los ocupados en el sector formal, es presionado hacia abajo por un extenso segmento de sobrepoblación, que sobrevive de actividades equivalentes al subempleo o al desempleo encubierto.
Esto impide que la recaudación de ingresos crezca a niveles que permitan al INSS, sostener a lo largo del tiempo: el crecimiento de las pensiones; la demanda de atención médica de los afiliados activos; y el costo promedio de las prestaciones médicas.

Otro tema que le puede interesar: El desempleo podría llegar a los empleados públicos»

Una segunda causa es el desequilibrio actuarial existente entre contribuciones y beneficios.

Los estudios actuariales realizados en las últimas dos décadas han demostrado que, las actuales tasas de reemplazo no pueden ser sostenidas a lo largo del tiempo por las tasas de contribución vigente. Por tanto deberían ajustarse.
Pero  el desequilibrio actuarial no explica por qué una tasa de contribución del régimen integral de 25.5 por ciento, que teóricamente debió garantizar solvencia aproximadamente hasta 2030, mantiene al INSS a las puertas de la insolvencia.

INSS ha sido sobrecargado por populismo

La tercera causa, es que el INSS es un administrador de regímenes de seguros financiados mediante contribuciones de los afiliados. Pero, debido a la política populista, asumió funciones de protección social que son responsabilidad del Estado, que debe asumir a través del Presupuesto General de la República.  Entre ellas el pago de la pensión reducida, el Programa de Victimas de Guerra y las pensiones especiales.

Estas representan una carga desproporcionada para las finanzas del seguro social y están acelerando su quiebra.

La cuarta causa de la crisis, es el desproporcionado crecimiento y fuera de proporción de los gastos administrativos de la institución y el congelamiento del fondo de reserva, debido a inversiones inmobiliarias y otras de las que no se encuentra mucha justificación y que son además de difícil liquidación.  

Los onerosos gastos administrativos

Según el estudio, mientras entre el 2006 y 2016 el salario medio real en el país subió  9 por ciento, el salario de los empleados del INSS se elevó casi cinco veces. En 2006 la institución empleaba a 1,208 personas. Pero en 2016 ese número se elevó a 4,090 personas.

Además, los trabajadores del INSS reciben dos aguinaldos y cuando se jubilan les complementan la pensión, para garantizar que reciban el 100 por ciento de su salario.

¿Qué debe incluir la nueva reforma?

Para estar en capacidad de enfrentar esta crisis y para recuperar credibilidad, el estudio recomienda que al INSS: transformarse en una entidad autónoma y profesional. Y que además que sea técnicamente capaz, absolutamente transparente, con capacidad de rendir cuentas claras en todo instante, ajustada a derecho, y concentrada exclusivamente en el cumplimiento eficaz de sus objetivos y funciones.

Según el estudio para alargar la vida útil del INSS es necesario aprobar  una reforma integral, que resuelva a fondo y a largo plazo sus problemas. Para lograrlo se requieren condiciones básicas, entre ellas el estudio propone:

  • Superar la actual crisis económico-política
  • Promover un modelo de reforma paramétrica en vez de estructural
  • Realiza un diálogo social previo en busca de consenso
  • Unificar la legislación
  • Garantizar la real autonomía del INSS
  • Publicar las estadísticas faltantes
  • Promover la transparencia y educación ciudadana

También en lo financiero

Para restaurar el equilibrio financiero-actuarial, las recomendaciones son:

  • Separar los fondos y reservas de los programas, prohibiendo las transferencias entre ellos
  • Previo estudio actuarial y diálogo social, considerar cambios en el programa Invalidez, Vejez y Muerte (IVM): esos cambios incluyen edad de retiro, periodo cotización, tasa reemplazo
  • Acortar el periodo de pago de deuda estatal al INSS que hasta hace poco era de 500 millones de dólares, pero se han hecho algunos aportes
  • Reducir la evasión y moras con medidas específicas
  • Pasar al Estado pensiones de guerra, pensiones reducidas y pensiones no contributivas
  • Determinar la forma de financiar la cobertura de salud a pensionados

Y para asegurar la sostenibilidad financiera-actuarial se aconseja:

  • Que la reforma sea  precedida de un estudio actuarial hecho por especialistas reconocidos
  • Dicho estudio debe determinar si es posible rebajar la cotización al régimen de IVM, que actualmente es la quinta más alta de la región y si la cotización para EM es suficiente
  • Separar la política contributiva de la de protección social, que debe ser financiada por el Estado mediante impuestos

Mejorar inversiones y reducir gastos administrativos

Para aumentar el rendimiento de las inversiones, se debe:

  • Reemplazar el Reglamento de 2008 con Ley que regule los instrumentos de inversión y les fije cuotas
  • Crear una comisión técnica autónoma que supervise las inversiones
  • Poner fin a las inversiones subsidiadas no rentables: infraestructura salud, prestamos y vivienda sociales
  • Reducir el gasto administrativo del 12 por ciento al 6.5 por ciento del gasto total, tal como lo establece la ley. Y determinar si este porcentaje es adecuado
  • Ajustar los salarios del personal del INSS al nivel de los del gobierno central
  • Eliminar el segundo aguinaldo y el benefcio de la pensión de empleados igual al 100 por ciento del salario base
  • Incorporar en el Anuario Estadístico indicadores de eficiencia
  • También publicar la ocupación y estadía hospitalaria en la atención en salud; evaluar y dotar de recursos necesarios a la atención primaria; delegar el pago de pensiones a bancos, otros entes financieros y estaciones de correo.

Para sus sostenibilidad a largo plazo la reforma debe extender la formalización laboral. Actualmente el 72 por ciento de la PEA es informal. Para lograrlo se debería:

  • Adaptar el sistema al mercado laboral: simplificar registro y pago, flexibilidad, monotributo
  • Revertir caída en cobertura voluntaria en régimen facultativo
  • Determinar quiénes están cubiertos en salud y pensiones y sus características
  • Establecer cronograma para incorporar a grupos difíciles de afiliar
  • Establecer cobertura obligatoria. Podría darse subsidio a trabajadores por cuenta propia
  • Ajustar cotización (con prestaciones) para grupos de bajo y errático ingreso Organización de los trabajadores por cuenta propia en sindicatos y asociaciones


ETIQUETAS:  



Artículos relacionados


Debate

Debate

avatar

Donale a la manada

Con tu donación ayudás a generar contenido informativo y de análisis de calidad para crear una ciudadanía informada.
o Donar mensualmente