Moneda

Empresas y empleados deben trabajar juntos frente al Covid-19»

Empresas y empleados deben trabajar juntos frente al Covid-19

Imagen tomada de Freepik

Lucydalia Baca Castellón

@bacalucydalia

//

Frente a esta crisis económica sin precedentes las empresas pueden tener como primera opción los despidos, pero la OIT recomienda buscar alternativas

A un mes de haberse confirmado el primer caso de covid-19, Nicaragua sigue sin adoptar medidas de aislamiento y el régimen dice que la actividad económica no puede detenerse porque el país moriría. Pese a la ausencia de medidas de prevención, Nicaragua es el país que menos casos ha reportado, únicamente nueve. Esto lo ubica como en país del continente con menos infectados; y a nivel global, como uno de diez con menos contagios.

Pero la falta de acciones del régimen en lugar de garantizar normalidad, ha infundido temor. Gran parte de la población optó por auto aislarse.  Eso ha provocado la paralización de gran parte de las actividades económicas; y ha llevado a las empresas a prescindir la fuerza laboral.

También hemos escrito: Nicaragua no hace nada para resguardar del coronavirus a los más pobres»

Esta ausencia de planes oficiales crea incertidumbre sobre el desarrollo de la pandemia. Y en el exterior la información es tan cambiante, que es difícil proyectar la cantidad de empleos que se perderán. El avance de la pandemia está impactando tan aceleradamente la economía que las proyecciones cambian constantemente.

El 18 de marzo, la Organización Internacional del Trabajo calculó que la pandemia del coronavirus podría generar entre 5.3 millones y 24.7 millones de desempleados. Estos se sumarían a los 188 millones de personas sin empleo que se registraron a finales de 2019.

Efectos de la crisis crecen como la espuma

Pero a finales de la semana pasada la OIT elevó su proyección. Ocho de cada diez trabajadores, es decir, el 81 por ciento de los 3,300 millones de personas  que conforman la fuerza de trabajo mundial están siendo afectados por cierres totales o parciales de su lugar de trabajo.

Los nuevos cálculos de la OIT determinan que en el mundo 1,250 millones de personas trabajan en sectores considerados con alto riesgo de sufrir “drásticos y devastadores” aumentos en los despidos y disminución de los salarios y horas de trabajo.

Puede leer también: Al régimen se le hace imposible ocultar su incapacidad en el manejo del Covid-19»

Y advierte que muchas de estas personas realizan trabajos mal remunerados y de baja calificación. Y la pérdida imprevista de sus ingresos tendrá consecuencias devastadoras. En las Américas el 43 por ciento de la fuerza laboral enfrenta esta amenaza.

Aunque a nivel local aún no se tienen cifras, un análisis de la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides) adelanta que habrá un gran incremento del desempleo. Los sectores más afectados son el comercio, hoteles y restaurantes y ciertas empresas exportadoras.  El desempleo se traduce en reducción de ingresos para las familias y eso a su vez las empuja hacia la pobreza.

Turismo ya ha sufrido golpe devastador

La ausencia de turistas extranjeros y nacionales, ha paralizado la actividad de hoteles y restaurantes. Sin embargo, todavía no hay datos exactos sobre la cantidad de trabajadores afectados por la crisis.

Actualmente se realizan encuestas para determinar la cantidad de despidos que ha provocado el cierre de empresas. También se recopilan datos entre las que continúan abiertas, las plazas que se han cerrado y a las que se les ha reducido la jornada laboral, por la reducción de actividades, explicó Lucy Valenti, la presidenta de la Cámara Nacional de Turismo de Nicaragua (Canatur).

Otro tema relacionado: Protegete del coronavirus, pero también de la infodemia»

Durante una reunión virtual realizada el 16 de abril, el especialista  en derecho laboral Sergio Corrales, presentó a los socios de Canatur una serie de opciones para proteger el empleo. Entre las alternativas sugeridas para enfrentar la crisis y evitar los despidos, se mencionó el adelanto de vacaciones, reducción de jornada, cancelación de contratos y establecimiento de nuevas condiciones.

También se aconsejó la formación de comisiones en las que colaboradores y empresarios busquen opciones que permitan enfrentar la crisis sin recurrir a los despidos. Esto permitirá la firma de acuerdos que deben estipular la vigencia de estos y la aceptación de las partes.

El comercio interno y externo

En el sector comercial, la ausencia de compradores ha llevado a muchas empresas a reducir sus actividades y a otras a suspenderlas. En ambos casos los trabajadores han sido afectados, ya sea por despidos o por la reducción de la jornada laboral. Sin embargo tampoco se cuenta todavía con cifras sobre la cantidad de empleos que han cerrado.

Pero no solo la paralización de la actividad local está provocando pérdida de empleos. En el caso de la industria, las empresas exportadoras y las maquilas de zona franca la paralización o cierre de actividades provocado por factores externos, también está mandando a muchos nicaragüenses al desempleo.

Puede leer también: La pandemia también está dañando la salud mental de la población»

El cierre de fronteras en gran parte de los países, la paralización del tráfico aéreo y la reducción del marítimo y terrestre, ha generado escasez de materia prima, reducción o ausencia de pedidos y obstáculos para que las empresas muevan sus inventarios. Esto las ha llevado a prescindir de mucha mano de obra.

Aunque Nicaragua es un exportador casi exclusivamente de alimentos, según Funides, esto no impedirá que sus envíos al mercado internacional se afecten.

La peor crisis desde la segunda guerra mundial

Especialmente las de productos que pueden considerarse de lujo como el camarón y la langosta, que podrían ser sustituidas por alimentos más baratos. O las prendas de vestir o arneses para automóviles que exportan las maquilas y tendrán que esperar muchos meses para que su comercialización se reactive.

Además, incluso alimentos básicos en la dieta, como los lácteos o la carne, podrían ser afectados.  Según Funides, la crisis está golpeando tanto a las economías de todos los países que podrían establecer medidas para proteger a sus sectores productivos e impedir el ingreso de alimentos del exterior.  

También puede leer: La pandemia no golpea de lleno aún, pero ya la economía está de rodillas»

De concretarse, esto generaría más desempleo en las empresas. La falta de compradores, tendría que reducirse la producción agropecuaria y se traduciría también en disminución del empleo rural.

Para la OIT esta es la peor crisis mundial desde la Segunda Guerra Mundial. Y teniendo en cuenta que afectará especialmente a los trabajadores más vulnerables, apela a que las empresas no opten únicamente por la ruptura del vinculo laboral.

"Las medidas que propone la OIT apuntan a cuatro ejes: apoyar a las empresas, al empleo y los ingresos; estimular la economía y los empleos; proteger a los trabajadores en el lugar de trabajo; y utilizar el diálogo social entre gobiernos, trabajadores y empleadores a fin de encontrar soluciones".

Carmen Moreno, directora de la OIT para Centroamérica

Proteger a los trabajadores

Durante un  encuentro virtual con empresarios nicaragüenses organizado la semana pasada por el Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep), Moreno advirtió que entre más grande es la caída más difícil es la recuperación. Por ello insistió en la necesidad de ayudar a salvar las empresas,  a través de financiamiento blando o moratorias de compromisos fiscales y servicio básicos.

Todas estas medidas deben ir acompañadas por otras medidas de protección que prevengan el contagio de los trabajadores que siguen realizando sus labores.

Además recordó que el 60 por ciento de la fuerza laboral de América Latina está en el  mercado informal y que también se debe velar por su bienestar.

Pobreza aumentará en más de 20%

La directora de la OIT para Centroamérica, Carmen Moreno advirtió que los países que más tarde adoptan medidas son los más afectados. Y que la pérdida masiva de empleos disparará los niveles de pobreza. Actualmente de los 630 millones de latinoamericanos 185 millones viven en pobreza general y 67 millones en pobreza extrema. Los efectos de la pandemia elevarán esta cifras. A 220 millones la pobreza general y a 90 millones la extrema.

0 0 votes
Valorá este artículo


ETIQUETAS:  



Artículos relacionados


Debate

guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments

Donale a la manada

Con tu donación ayudás a generar contenido informativo y de análisis de calidad para crear una ciudadanía informada.
o Donar mensualmente