Moneda

La Niña amenaza con dañar las cosechas»

La Niña amenaza con dañar las cosechas

Imagen tomada de Pixabay

Lucydalia Baca Castellón

@bacalucydalia

//

A los problemas que tradicionalmente enfrentan los productores, en el actual ciclo agrícola 2020-2021 se sumó el reto de mantener a la Covid-19 lejos de las zonas productivas; y ahora se suma la amenaza de que las intensas lluvias que provoca este fenómeno afecten la producción

El ciclo agrícola 2020-2021 enfrenta una serie de factores adversos; entre ellos, la tradicional escasez de financiamiento, el incremento de los costos de producción y la inestabilidad de los precios. A esto se sumó el reto de mantener al coronavirus lejos de las zonas productivas. Ahora el panorama se complica aún más, con el incremento de las posibilidades de que  se desarrolle el fenómeno de la Niña. Que generalmente trae consigo exceso de lluvia que se transforma en inundaciones.

Según el Observatorio de Fenómenos Naturales (Ofena), existe 60 por ciento de probabilidades de que en el otoño, se desarrolle La Niña. El fenómeno se podría mantener hasta el invierno. Eso significa que entre agosto y octubre podría establecerse; y persistiría durante el periodo comprendido entre noviembre y enero.  

También hemos escrito: Plan de producción agrícola desconectado de la realidad»

El fenómeno además de  poner en riesgo la vida de personas que habitan en zonas vulnerables,  podría afectar la producción agropecuaria. Especialmente si las lluvias coinciden con los periodos de cosechas.

En las actuales circunstancias de pandemia, la instalación de La Niña se vuelve aún más peligrosa. Ya que los sistemas de salud y de atención de emergencias están mermados.

Sistemas están diezmados

Según el Informe de Coyuntura, agosto 2020, de la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides),  el deterioro económico provocado por la pandemia, “ha afectado la capacidad de respuesta ante desastres”. Ante la posibilidad de que aparezcan nuevos fenómenos climáticos, hay que actuar. Es fundamental fortalecer las capacidades de los sistemas de salud, prevención y gestión integral de riesgo de desastres. Esto evitará daños mayores en medio de la pandemia.

“Un desastre producido por cualquiera de las fuerzas extremas de la naturaleza puede obstaculizar el actual esfuerzo contra la Covid-19. Agravando la situación por la interrupción de los servicios básicos, funcionalidad de la infraestructura hospitalaria, servicios de agua potable y saneamiento y control de desechos, entre otros".

Informe de Coyuntura, agosto 2020, de la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides)

El sector agropecuario monitorea la actividad climática para tomar decisiones. Segun el presidente de la Unión de la Unión de Productores Agropecuarios de Nicaragua (Upanic), Álvaro Vargas se reunirán con los técnicos de Ofena para conocer mejor los pronósticos.

Hacen monitoreo climático

Un grupo de productores junto a técnicos de Ofena han instalado 36 estaciones meteorológicas en todo el país. Esto les garantiza mediciones más precisas, para tomar decisiones con respecto a la siembra de los subciclos de postrera y apante.

Según Vargas, de concretarse la instalación de La Niña, efectivamente provocaría daños, ya que desafortunadamente las lluvias coinciden con los periodos de cosecha. Unos de los productos más afectados sería el café, que se recolecta precisamente entre noviembre y febrero. También la productividad de la caña se podría afectar.

También puede leer: Pandemia aumenta la amenaza de una posible hambruna»

Otro cultivos como el maní que se produce en el subciclo de postrera, también podría afectarse porque actualmente está en la etapa de floración. Además, para evitar daños mayores, tendrían que realizarse algunas obras de drenaje.

Incluso, las lluvias de los últimos días a pesar de que aún no se instala La Niña, están afectando. Aunque no gravemente, pero atrasan la recolección de la cosecha de frijol de primera; y podrían obstaculizar la de maíz que también está próxima a cortarse. También impiden la aplicación de agroquímicos en plantaciones permanentes como el café y otras que están próximas a entrar a la fase de floración.

Retrasa manejo de plantaciones

El problema según Vargas, es que si estos productos no se aplican en las fases específicas del cultivo, puede haber efectos negativos en los rendimientos. Además, los cultivos quedan más expuestos a diversas plagas y enfermedades que se exacerban con la humedad.

Con respecto a la ganadería, aunque la lluvia es de mucho beneficio para los pastizales. Sin embargo, el exceso también podría provocar afectaciones en la producción de carne y leche.

Puede leer también: Régimen puede bajar la tarifa eléctrica, pero no es negocio

Estas condiciones adversas, podrían impedir el cumplimiento de las metas productivas. Pese a los problemas de financiamiento, incremento de costos de los insumos y otros, se proyectaban incrementos de al menos 4 por ciento en la producción de granos básicos. Con ello se garantizaría el abastecimiento local.

Por ejemplo, para garantizar el abastecimiento de frijol, que es uno de los principales alimentos de la dieta básica local, la meta es producir más de 4 millones de quintales. Se espera que en el actual subciclo de primera que está concluyendo se coseche más de un millón de quintales. Eso ha logrado estabilizar el precio. Este se había disparado a más de 30 córdobas por libra. Pero con la salida de la cosecha ya se ha reducido casi a la mitad.

Cosechas libres de Covid-19

Para tratar de mantener a los trabajadores del sector agropecuario libres del contagio de Covid-19 se desarrolló una guía que establece los lineamientos de la nueva forma de trabajo. Comprende medidas básicas como el distanciamiento, la prohibición de intercambiar herramientas de trabajo, medidas de higiene, horarios escalonados por cuadrillas y otras. El documento lo adaptó al contexto de Nicaragua la Unión de la Unión de Productores Agropecuarios de Nicaragua (Upanic) con apoyo de la Organización Internacional del Trabajo (OIT). Según el gerente de Upanic, Julio Munguía, cada empresario tienen que adaptarlo a las condiciones de su empresa. Pero será de gran utilidad para enfrentar uno de los grandes retos, que es evitar el contagio durante la recolección de la cosecha de café, que a nivel nacional reúne a unos 300 mil trabajadores, o en la zafra azucarera que emplea a más de 100 mil trabajadores.

0 0 vote
Valorá este artículo


ETIQUETAS:  



Artículos relacionados


Debate

guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments

Donale a la manada

Con tu donación ayudás a generar contenido informativo y de análisis de calidad para crear una ciudadanía informada.
o Donar mensualmente