Mono Sapiens

Unidades HDD y SSD, ¿cuál disco me conviene?»

Unidades HDD y SSD, ¿cuál disco me conviene?

Carlos Malespín

@CMalespin663

//

Hace unos años que se desarrolla una batalla entre dos tipos de dispositivos de almacenamiento de datos, las unidades de discos duros (HDD) y las unidades de estado sólido (SSD), pero ¿qué los diferencia y cuál debo escoger a la hora de comprar o actualizar mi computadora?

Las unidades HDD hacen referencia a los discos duros, como normalmente los conocemos. Son dispositivos que guardan datos en discos magnéticos que giran a grandes velocidades, los hay desde 5,400 RPM (revoluciones por minuto) hasta 15,000 RPM, y entre más rápido giran, se leen o escriben a mayor velocidad los datos en ellos.

Cuando los archivos se escriben de forma secuencial, se puede acceder más rápido a ellos, pero a medida que el disco se va llenando, los datos se pueden escribir en diferentes sectores del disco y esto conlleva a que se tarde más en poder leerlos, esto se conoce como fragmentación.

Una gran desventaja de estas unidades es que, al tener partes mecánicas en su interior, son susceptibles a dañarse cuando reciben un golpe por caídas o cualquier tipo de impacto, sea que estén instalados en nuestra portátil o en un disco externo, donde simplemente perderemos todo lo que tengamos almacenados en ellos. Cabe destacar que existen unidades con sensores de impacto y aceleración que ayudan a reducir el daño del disco.

La gran ventaja hasta ahora de las unidades HDD es su precio, un disco de 1 TB puede costar alrededor de 60 dólares en el país y un aumento en esa capacidad, no conlleva a un aumento proporcional en el precio, 2 TB pueden costar un poco más de 90 dólares.

También los HDD, bajo condiciones de uso y cuido normales, son muy confiables y pueden guardar nuestra información por mucho tiempo, siendo ideales como medios de almacenamiento de respaldo, sobre todo en forma de discos externos y portables.

Unidades SSD

Las unidades de estado sólido, se puede decir que son una serie de unidades USB conectadas entre sí, lo que permite tener un acceso a los datos de manera mucho más rápida, porque los archivos pueden escribirse esporádicamente a través de sus celdas y se accede a cada celda simultáneamente.

Otro artículo del autor: Los nuevos trucos del Android 10»

Este acceso fácil y simultáneo a cada celda significa que los archivos se leen a velocidades increíblemente rápidas, mucho más rápido de lo que puede lograr un disco duro, independientemente de la fragmentación.

Las principales desventajas de estos discos son su precio respecto a su capacidad de almacenamiento, una unidad de 240 GB, en Nicaragua cuesta alrededor de 40 dólares y su precio crece al ritmo de su capacidad, así uno de 480 GB puede costar unos 80 dólares y uno con capacidad de 960 GB puede tener un precio cerca de 140 dólares.

Otra desventaja es que tienden a degradarse su capacidad de escritura de datos, más rápido que las unidades HDD, esto quiere decir que con respecto a estas últimas, su vida promedio es más corta, aunque lo suficientemente larga como para cambiarlo por una unidad nueva antes que deje de ser útil, pero esto es algo que los fabricantes han ido mejorando cada vez más, volviéndolos más confiables, por lo que en algún momento dejará de ser un problema.

Algo que podés hacer

¿Tienes una computadora portátil con algunos años y sentís que se ha vuelto lenta y tarda mucho en encender o abrir un programa? Entonces tienes el mismo problema que yo tuve hace un par de semanas, la solución: cambié el disco duro de mi computadora por un nuevo disco de estado solido y ahora siento que tengo una maquina totalmente nueva.

Como la capacidad de almacenamiento interno tuvo una merma considerable (pasó de 1 TB a 240 GB), he dejado el SSD sólo para aguardar y ejecutar el sistema operativo y las aplicaciones o programas que tengo instalados. En cambio, todos los documentos, fotos, videos y demás archivos los guardo en la misma unidad que reemplace (el HDD), pues lo hice disco externo con un enclosure que me costó 9 dólares.

Con este cambio, mi tiempo de espera para encender y empezar a trabajar pasó de cerca de 5 minutos a menos de 15 segundos, los programas se ejecutan mucho más rápido y todos mis tiempos de espera se redujeron significativamente, sin necesidad de invertir en comprar una computadora nueva.


ETIQUETAS:  



Artículos relacionados


Debate

Debate

avatar

Donale a la manada

Con tu donación ayudás a generar contenido informativo y de análisis de calidad para crear una ciudadanía informada.
o Donar mensualmente