Monólogo

Los dictadores y su manipulación de la obra y figura de Rubén Darío»

Los dictadores y su manipulación de la obra y figura de Rubén Darío

Avil Ramírez

@AvilRamirez

//

Ortega no siempre admiró a Darío. El 31 de enero de 1980 siendo parte de la Junta de Gobierno, Ortega promovió la derogación de la Orden Rubén Darío

En las escasas presentaciones públicas de Daniel Ortega en los últimos años, no hay discurso que pronuncie en el que no recuerde a Rubén Darío. Parece que afloró en él, el frustrado poeta que quiso ser desde la época en que estuvo encarcelado; cuando lo acusaron de asaltar un banco para financiar la guerrilla contra la dinastía de los Somoza.

El poema de Ortega fue publicado en el desaparecido diario Barricada, el 17 de noviembre de 1979. Lo presentaron con un texto del padre Ernesto Cardenal que decía:

"Una vez recibí un poema desde la cárcel; era de un preso que estaba cumpliendo una larga sentencia, y que era Daniel Ortega. El poema me gustó mucho pero no pude hacer que se publicara en Nicaragua. En aquel tiempo no se podía publicar aquí un poema de un preso sandinista; a pesar de que la SIP (Sociedad Interamericana de Prensa) decía que había libertad de prensa. Nos parece muy importante que nuestro pueblo conozca ahora este poema que no pudo conocer antes".

También puede leer: Las promesas de Ortega: fértil imaginación, estéril ejecución»

Somoza y Ortega manipulando a Rubén

En determinado momento de sus vidas los dictadores de Nicaragua ─de derecha y de izquierda, somocistas y sandinistas─ han enfocado sus esfuerzos en manipular a Rubén Darío.

Anastasio Somoza García, el fundador de la dinastía fue el primero en hacerlo y Ortega, no se queda atrás. Un verdadero Dèjá vu. Diana Moro, del Instituto de Investigaciones Literarias y Discursivas de la Universidad Nacional de La Pampa en Argentina, publicó un artículo titulado La construcción somocista de la figura de Rubén Darío.

En él señala la manipulación de la obra y figura de Darío por parte de Somoza y del FSLN con la intención de legitimarse; incluso, al inicio del texto identifica al ex vicepresidente Sergio Ramírez.

Le puede interesar también: Eurodiputados advierten a la oposición que solo la unidad puede evitar el fraude»

"La figura del poeta ha sido el lugar del religue y de la unión nacional para el gobierno de Anastasio Somoza García; a quien le interesaba, sobre todo, dirigir el discurso aglutinador hacia los diferentes sectores de la aristocracia del país: sectores exportadores, intelectuales, profesionales, comerciantes. Esa apropiación tenía gran potencial porque los sectores políticos e intelectuales de Nicaragua, ya disputaban la figura de Rubén Darío", dice el artículo en una de sus partes.

Y añade: "De igual forma, el Frente Sandinista en el poder también disputará la figura del poeta; porque ya había una historia previa, una tradición de disputas en el país. Para citar solo un ejemplo, Sergio Ramírez, como integrante del colectivo intelectual sandinista; expresa la intención del Estado revolucionario de arrebatarle a la burguesía y al régimen somocista la figura del poeta. Tal postura se suma a la valoración latinoamericana de Darío generada, en gran medida, en la década de 1960, sobre todo desde Cuba".

En su primer período no le caía bien

En el caso de Somoza García siempre hubo admiración. Un decreto ejecutivo emitido por él en 1941 refería, entre otras cosas:
"Rubén Darío es no solo un motivo de orgullo nacional sino una gloria indiscutible de América [...] Que tales hechos, particularmente la connacionalidad, establecen una responsabilidad indiscutible de la cultura que debe reflejarse en la conducta de la Nación, en lo que concierne a los homenajes que le son debidos".

Pero Ortega no siempre lo admiró. El 31 de enero de 1980 siendo parte de la Junta de Gobierno, Ortega promovió la derogación de la Orden Rubén Darío. Misma que fue restablecida por el expresidente Enrique Bolaños en el año 2002.

Sin embargo, dos años después la misma Junta de Gobierno de Ortega que derogó la Orden Rubén Darío, creo la "Orden de la Independencia Cultural Rubén Darío", bajo Decreto Oficial del 27 de enero 1982.

También le cambió el nombre al Teatro Nacional Rubén Darío por Teatro Popular Rubén Darío. Dicho recinto fue construido por gestiones de la exprimera dama Hope Portocarrero de Somoza e inaugurado en 1969.

Varios años después, en el 2016, Ortega hizo que su Asamblea Nacional declarara al poeta Rubén Darío héroe nacional.

Ahora recita los poemas de Rubén

En su discurso del 11 de enero, Daniel Ortega mencionó a Rubén Darío en 49 ocasiones; y a Sandino solo cuatro veces. Recitó pequeños fragmentos de La Canción de Otoño en Primavera, ¡Juventud, Divino Tesoro!” “¡Juventud, Divino Tesoro!; de A Margarita Debayle, Margarita está linda la mar, y el viento, trae esencia sutil de azahar... Margarita, te voy a contar un cuento: Este era un rey que tenía...”.

Se refirió a Los motivos del lobo, recitando Del Trópico: "Qué alegre y fresca la mañanita! ¡Qué alegre y fresca la mañanita! Me agarra el aire por la nariz; y una muchacha gorda y bonita, junto a una piedra, muele maíz”; y dijo que ese verso se aprendía cuando estaba empezando los primeros grados. Luego leyó una parte del poema Caupolicán y por último y el que más le costó leer, Salutación al optimista.

Sin embargo, de los versos que leyó Ortega el que más dio que hablar y sirvió de inspiración para que se publicaran muchos memes en las redes sociales, fue la primera estrofa del poema Sonatina.

Pese a la admiración que Ortega muestra ahora por la obra de Darío, los funcionarios del Ministerio de Educación (Mined), parece que no tienen tan claro el asunto de las fechas.

En el sitio web de la Biblioteca Nacional Rubén Darío, se puede leer que fue creada a través de un decreto presidencial en el año 1871. Es decir, cuando el poeta tenía apenas cuatro años de edad y aun no se sabía que se convertiría en el Príncipe de las letras castellanas.

Ahora lo elogia, pero antes lo regaló

Además, últimamente Ortega utiliza a Rubén Darío para acomodar la historia y hasta la poesía. Pero a pocas semanas de asumir su segundo período presidencial en 2007, tras su retorno al poder después de 16 años en la oposición, le regaló al desaparecido presidente venezolano Hugo Chávez, dos manuscritos originales del poeta; sin importarle que eso violentaba la ley que protege dichos documentos.

4.3 4 votes
Valorá este artículo


ETIQUETAS:  



Artículos relacionados


Debate

guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments

Donale a la manada

Con tu donación ayudás a generar contenido informativo y de análisis de calidad para crear una ciudadanía informada.
o Donar mensualmente