Moneda

Qué significa que el PIB caiga y cómo te afecta»

Qué significa que el PIB de Nicaragua caiga y cómo te afecta

Gisella Canales Ewest

@giscanales

//

El PIB no es simplemente un indicador, incide en nuestro día a día querramos o no y por ello debemos conocerlo.

Tenemos varios meses en los que escuchamos hablar del PIB de Nicaragua (Producto Interno Bruto): que si va a caer, cuánto va a caer, o cuánto tiempo pudiera tomar para que vuelva a crecer, pero muy poco se sabe con precisión qué es ese indicador y cómo incide su comportamiento en nuestro día a día.

Empecemos por definir de forma sencilla: ¿qué es el PIB? El PIB o PBI (como se le dice en otros países) es un indicador a través del cual se cuantifica la actividad económica de un país durante determinado tiempo. Es por ello que cuando nos referimos al PIB estamos hablando del crecimiento o reducción de la economía, compuesta por el consumo de las familias, la producción de las empresas privadas (nacionales o extranjeras) y sus inversiones y el gasto e inversión estatal.

El PIB se compone a través del cálculo de la producción de bienes y servicios dentro de las fronteras del país, en el período que se está calculando. En el caso de Nicaragua, en 2017 el PIB se estimó en 415,126.8 millones de córdobas, o 13,814.2 millones de dólares. El dato oficial de 2018 aún no se ha revelado, pero el gobierno ha admitido una reducción del 4% en comparación a 2017.

La teoría económica dice que si el PIB crece, aumenta la riqueza de las personas que viven en ese país, lo que también tiene relación con la creación de empleo. Si el PIB crece a un ritmo superior al de la población, el nivel de vida de ésta aumenta.

 Según los datos oficiales más recientes, la actividad económica con mayor peso en la composición del PIB de Nicaragua es la industria manufacturera, seguida por el comercio y el sector agrícola y pecuario en conjunto, seguido de los impuestos netos a productos, es decir consumo de la población.

¿Cómo me afecta lo que pase con el PIB?

La economía funciona como una maquinaria, donde cada pieza tiene un papel y soporta o empuja a otra. Es por ello que el crecimiento económico –o en su defecto, la caída del PIB– es una cadena, para bien o mal.

Lo que producen las empresas (ya sean bienes o servicios) es adquirido por la población, lo que se retribuye en ingresos y ganancias para esas empresas que produjeron esos bienes o servicios. Si la actividad de esas empresas crece, requieren más personal o pueden remunerar mejor al que tienen, lo que se deriva en mayor capacidad de consumo de bienes y servicios en la economía, ocasionando un efecto en cadena. En resumen: a mayor crecimiento del PIB, hay más consumo y mayor capacidad de adquisición de la población.

Pero, si por el contrario, ocurre algún suceso que frene o reduzca la producción de esos bienes y servicios (como pasó en Nicaragua desde abril de 2018), los requerimientos de mano de obra de esas empresas se reducen, aumenta el desempleo –y por ende se reduce el poder adquisitivo de la población–, desencadenando mayor caída en esa producción. La caída de ese indicador, el PIB, se siente en toda la economía, pues una o varias de esas piezas no está funcionando adecuadamente.

¿Qué pasará con el PIB de Nicaragua este año?

Aún no hay precisión en torno a cuánto va a disminuirse el PIB en 2019, pues depende de muchas cosas que podrían pasar, como el tema de las sanciones de Estados Unidos.

En lo que sí hay consenso es que no habrá crecimiento del indicador. En su reciente Balance Preliminar de las Economías, que realiza periódicamente la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), proyecta que el PIB de Nicaragua se encogerá 2% en comparación con 2018. Hay economistas que auguran que si se llegaran a aplicar sanciones al país, el PIB podría caer hasta 20% este año.

A esto hay que sumarle los efectos de las reformas al INSS y la reforma tributaria que se estrenaron durante las últimas semanas, que al reducir la liquidez de las empresas, aumenta las probabilidades de que tengan que reducir personal y, como ya vimos anteriormente, esto repercute en menor consumo y una espiral de caída del PIB.

Los especialistas apuntan a que de llegarse a un entendimiento político en el Diálogo nacional, o negociación, que se realiza actualmente, esta espiral negativa podría detenerse. Esperamos que así ocurra.

0 0 votes
Valorá este artículo


ETIQUETAS:  



Artículos relacionados


Debate

guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments

Donale a la manada

Con tu donación ayudás a generar contenido informativo y de análisis de calidad para crear una ciudadanía informada.
o Donar mensualmente