Moneda

La economía sigue en caída libre, y el régimen no tiene un plan para detenerla»

La economía sigue en caída libre, y el régimen no tiene un plan para detenerla

Foto: Cortesía

Lucydalia Baca Castellón

@bacalucydalia

//

La falta de información oficial y la incertidumbre en torno al comportamiento de la pandemia en lo que resta del año, dificulta tener certeza del impacto real que esta provocará en la economía

En medio del relativo optimismo del régimen que a inicios de agosto proyectó que este año el Producto Interno Bruto (PIB) se reducirá solo 4.5 por ciento, la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides) mantiene que la contracción puede ser de entre 6.5 por ciento y 13.7 por ciento.  

La falta de información oficial y la incertidumbre en torno al comportamiento de la pandemia en lo que resta del año, dificulta tener certeza del impacto real que esta provocará en la economía.  Por lo que prefieren esperar hasta septiembre para revisar estos cálculos realizados en abril pasado.

También hemos escrito: La deuda pública sigue creciendo, pero aún es sostenible»

El Fondo Monetario Internacional (FMI) aún no actualiza los datos presentados en abril, cuando proyectó para este año una caída del 6 por ciento. El Banco Mundial  también mantiene la proyección emitida en junio, de una reducción del PIB de 6.3 por ciento. La que si actualizó sus datos, fue la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), en julio elevó la contracción a 8.3 por ciento para este año.

Indistintamente de la proyección que se concrete, a los efectos económicos de la crisis sociopolítica que el país enfrenta desde 2018, se sumaron los generados por la Covid-19. Esto provocará que 2020 sea el tercer año consecutivo en que la economía cierre en recesión. Según los especialistas, al acumular en estos tres años una caía superior al 10 por ciento, entrará en un periodo de depresión, que ya habíamos advertido en este artículo de enero, y de la que tomará varios años recuperarse.

Puede interesarte este artículo de junio de 2019: Nicaragua "muy cerca" de la depresión económica

Desempleo podría superar las 300 mil personas

Pero más allá de la cifras, la realidad es que ante la ausencia de medidas estatales de apoyo a las personas y empresas más afectadas por la pandemia, la crisis se agudizó.  La consecuencia la pagaran entre 59,300 y 123,400 personas que perderán sus empleos.  Ellos se sumaran a los 213,300 desempleados que acumulaba el país al cierre de 2019. 

Esta realidad se refleja una encuesta realizada por Cid Gallup en mayo pasado. En ella, 8 de cada 10 personas consultadas confirmaron que por la pandemia, más un miembro de su hogar ha dejado de asistir al trabajo y no está percibiendo salario.

También puede leer: Estudio de Oxfam identifica a ganadores en la pandemia, incluso en Latinoamérica»

La pérdida de la fuente de ingreso es la principal causa para cruzar la línea de la pobreza. Esto implica que dependiendo de cuan drástica sea la caída del PIB, este año el país podría sumar entre 200 mil y 600 mil personas a su población pobre. Eso significaría, que hasta 2.4 millones nicaragüenses pueden quedar expuestos a cubrir todos sus gastos con 1.76 dólares o menos cada día. Monto que al cambio oficial actual son cerca de 61 córdobas.

Es por  ello que Funides insiste en la necesidad de que el Estado aplique medidas de apoyo. Estas deben enfocarse en ayudar a los hogares y empresas más vulnerables a sobrevivir a la crisis sanitaria provocada por la Covid-19.

Régimen sin muchas opciones y perdiendo ingresos

El centro de pensamiento advierte que el régimen ha comenzado a resentir los efectos de la crisis. Al segundo trimestre de este año registró una reducción del 15 por ciento, en los ingresos que percibe a través del cobro de los  impuestos. Esto se convierte en un problema. Ya que no tiene muchas opciones para compensar esta merma para evitar el desbalance  del Presupuesto General de la República.

“Las opciones no son muchas y tampoco son gratis. Por ejemplo, puede hacer uso de sus depósitos en el Banco Central. O que el Banco Central le de algún tipo de préstamo, como ocurrió en 2018 y 2019. Estas dos políticas se utilizaron en 2018 y 2019 pero ambas afectan a las Reservas Internacionales. Entonces hay que ver con qué nivel podría hacer uso de estos recursos el gobierno”, dice el Informe de Coyuntura de agosto de Funides.

Por el lado del financiamiento interno y externo tampoco hay muchas opciones. La colocación de deuda no ha logrado los resultados esperados. Y está enfrentando dificultades para acceder a préstamos de organismos internacionales.

“Sobre el gobierno pesan las sanciones internacionales. Ya vimos como (un reciente) préstamo (otorgado) del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) está tomando de soslayo, "bypaseando" al gobierno para su ejecución. Así que no hay mucha confianza de los organismos financieros internacionales”.

Análisis de la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides)

Más impuestos no es opción real

Entonces, además de recurrir al Banco Central, aunque afecte las Reservas Internacionales, otra opción que le queda para compensar la caída en la recaudación de impuestos, es reducir el gasto corriente (salarios, compra de bienes y servicios, transferencias y otros).

Una última opción, aunque muy dañina para la economía sería aprobar una nueva reforma fiscal. Similar a la de 2019,  para elevar nuevamente la carga impositiva. Sin embargo, Fundies advierte que eso podría dañar aún más la economía.

Otro tema relacionado: ¿Qué son las Reservas Internacionales, de dónde surgen y para qué sirven?»

“Esperamos que no ocurra (un nuevo incremento de los impuestos), porque ya de por si eso ha debilitado profundamente al sector privado; y obviamente ha dañado las perspectivas de crecimiento a largo plazo”, advierte Funides.

Aunque es un tema del que no se habla mucho. Pero según Funides, el incremento de impuestos que se aplicó a inicios del 2019, no es que simplemente se absorbió. Tal como lo considera el gobierno.  Sino que provocó un impacto a largo plazo, porque afectó las utilidades de las empresas. Y esas utilidades probablemente se iban a transformar en inversiones y capital para la generación de empleos. Algo que ahora no está ocurriendo.

Pero su obligación es apoyar a los más vulnerables

Pese a estas dificultades financieras que enfrenta el régimen, Funides considera que el régimen está obligado a aplicar políticas de apoyo. Tal como lo están haciendo la mayoría de los países. Para que las familias y empresas más vulnerables, puedan sobrellevar esta crisis. Entre las medidas que Funides recomienda están:

  • Establecer un periodo de gracia en el pago de servicios básicos durante tres meses para la población más vulnerable. También para las micro, pequeñas y medianas empresas (mipymes)
  • Transferencias, en efectivo o en especies, a grupos vulnerables. Especialmente a los hogares de las personas que trabajan por cuenta propia
  • Solicitar fondos a la cooperación internacional
  • Reasignar recursos del Presupuesto General de la República
  • Considerar canalizar recursos a través de programas sociales existentes
  • Establecer un periodo de gracia en el pago de la cuota fija y el Impuesto sobre la Renta (IR) para el caso de las (mipymes)

Estas y otras opciones han sido presentadas desde hace meses al régimen tanto por Funides como por la oposición, pero la dictadura no ha escuchado y ha hecho poco o nada de su parte para encontrar una solución real.

5 1 vote
Valorá este artículo


ETIQUETAS:  



Artículos relacionados


Debate

guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments

Donale a la manada

Con tu donación ayudás a generar contenido informativo y de análisis de calidad para crear una ciudadanía informada.
o Donar mensualmente